Leyendo ahora:
Rememorando: “The Perfect Melody”, el gran disco solista de Zion

Rememorando: “The Perfect Melody”, el gran disco solista de Zion

Cuando un artista decide lanzarse en solitario, siempre saltan un montón de dudas entre sus seguidores ¿Se peleó con los demás? ¿Quiere toda la fama para él? ¿Llegará a ser tan bueno como lo que ya conocemos? ¿Esto significa que su otro proyecto ya no va más? Por fortuna, Zion siempre estuvo ahí para responder esas preguntas con hechos y no con palabras.

No, no se peleó con Lennox. De hecho, siguen haciendo canciones y colaborando con otros artistas, como hicieron en No Es Justo, una de las mejores canciones de Vibras de J. Balvin.

Lo de pedirse la fama para él podría no ser cierto, teniendo en cuenta que adentrarse en un experimento en solitario quizás sea por mero capricho personal y ganas de satisfacer sus propias inquietudes musicales.

Pero, lo verdaderamente importante es que el puertorriqueño encontró en The Perfect Melody un disco que, indiscutiblemente, entra en la lista imaginaria que todos llevamos de los mejores discos de la historia del género.

11 años después de su presentación, recordamos la razón de que este álbum dejara una marca importante en nosotros y nos encontramos que es, principalmente, por su versatilidad musical.

La voz de Zion, una de las más privilegiadas del reggaetón, es capaz de hacer coros pegajosos y que nos incitan a bailar, y la prueba perfecta es Zun Da Da, un tema de temática romántica con el que abre este disco de la mejor manera, Fantasma o Periódico de Ayer, un buen tema para dedicar después de un fracaso amoroso.

Pero el rango vocal de Zion daba para temas más lentos y vieja escuela como Abre La Puerta o Amor, y se permitía experimentar con el R&B, como hace en la recordada Oh Mami, una de las mejores del disco. A pesar de esta variedad, este es un disco que también invita al perreo en casi todos los temas, y la prueba está en joyas escondidas como Bésame. Incluso, hay espacio para lo que podemos llamar “baladas reggaetoneras”, grupo donde entra la canción Te Vas.

Las colaboraciones son otro apartado que dan aún más peso a este disco. Destaca Cuarta Nivel, un tema para las pistas donde Zion une su voz a la de Jowell y Randy, uno de los dúos que repuntaría por esos años en la música urbana.

De La Ghetto, Eddie Dee y Kumbia Kings, también intervienen en Your Body, Amor de Pobre y La Neta, el tema más diferente a la paleta sonora del disco, pues Zion logra mezclar su estilo con la cumbia y suena muy bien.

Por si fuera poco, Akon, quien para ese momento era una superestrella mundial con éxitos en el top de Billboard, colaboró con Zion en dos de las canciones de este disco. El senegalés produjo dos temas, Money y The Way She Moves, donde además presta su voz.

Ahora bien, lo curioso de este disco es que Zion jamás volvió a intentarlo como solista más allá de alguno que otro featuring. Las razones no quedan del todo claras. Sin duda no se desmotivó de hacer música, porque junto a Lennox estrenó Los Verdaderos en 2010 y Motivan2 en 2016.

Algo se habló de que en ese momento tuvo ciertos problemas con Arcángel y De La Ghetto que motivó a que cambiara un poco sus planes iniciales de que no fuera un disco solista sino uno de colaboraciones con artistas nuevos, pero no parece una razón verdadera para no hacer más música en solitario.

Todo parece indicar que Zion hizo este disco porque pudo y porque era lo que en su mente quería hacer sin tener que rendir cuentas a más que nadie sino a él.

Por fortuna, en el proceso de experimentar, nos dejó temazos que hasta el sol de hoy recordamos, y también nos dejó un sabor agridulce en la boca, porque todos ansiamos que siga haciendo música como solista y poder disfrutar de una de las mejores voces salidas de Puerto Rico haciendo, nuevamente, lo que quiere y para sí mismo.  

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.