En 2017, personas como Metro Boomin y Murda Beatz cambiaron el juego. Se diversificaron con sus propias marcas de música, aparecieron en videos musicales y reventaron Internet con etiquetas de productores irresistibles. Sus esfuerzos han ayudado a introducir una cosecha de talentos nuevos y notables que ya están cambiando el panorama del género.