Cuando Aaliyah llegó a las tiendas, habían pasado cinco años desde One in a Million. Estaba ocupada de lleno trabajando en una carrera de actuación que daría lugar a dos películas, Romeo Must Die y Queen of the Damned. A muchos les preocupaba que esto le quitara su enfoque en la música y algunos incluso argumentaron que afectaría la calidad.