Adidas y los episodios de racismo con James Harden y Damian Lillard

Por mucho tiempo, y en especial durante los últimos años, Adidas se ha vendido a los consumidores como una marca que aboga y lucha por la inclusión social.

A ello le han dedicado una infinidad de colecciones, líneas, anuncios publicitarios y campañas que, por no decir todas, han conseguido el visto bueno de los clientes y el público. Sin embargo, el historial de la marca no ha de ser tan perfecto como se pinta, porque hay un par de episodios de racismo que si bien habían sido silenciados en su momento, de igual forma salieron a la luz.

De hecho, un informe del New York Times recopila múltiples sucesos de insensibilidad racial y de falta de diversidad dentro de la compañía, especialmente en su sede en Portland, Estados Unidos. En él, más de 20 empleados y ex-empleados anónimos hablaron de cómo el entorno de trabajo en adidas contradice la imagen de inclusión y diversidad de la marca.

Entre la información resalta dos sucesos que involucran a dos embajadores de la marca, específicamente a los jugadores de la NBA James Harden y Damian Lillard. El artículo expone que en una reunión de 2016 se quiso comercializar un modelo de Harden y su línea “Uncaged” con un anuncio que lo mostrara liberándose de una celda de prisión.

En la misma línea, una idea similar estuvo sobre la mesa para Lillard, a quien le querían desarrollar una campaña titulada “All Rise” donde el protagonista era él siendo juzgado en la corte. Ambos lanzamientos, por fortuna, nunca fueron concretados por adidas gracias a su nivel de racismo.

Sin embargo, la historia de adidas y el racismo no termina ahí, y aparentemente tampoco se limita a ello. Dentro de las oficinas los empleados blancos practicaban el rechazo verbal.

 “Dos empleados negros dijeron que habían sido referidos con un insulto racista común por parte de compañeros de trabajo blancos, uno verbal y otro en un mensaje de texto visto por The Times. En ambos casos, la gente creía que el insulto era una broma, que sentían que solo destacaban la perspectiva sesgada de la compañía sobre la raza.”

En el 2018 también vieron la luz un par de informes similares, siendo el foco de interés una carta anónima que hablaba de una supuesta tensión racial y acoso en el lugar de trabajo. Las quejas, además de ir ligadas a la contradicción entre lo que profesa la marca y lo que hace, van de la mano con la presencia de embajadores “de color” como Kanye West, Pharrell WilliamsBeyoncé.

El año pasado, solo tres de los aproximadamente 340 vicepresidentes de la compañía eran negros. Y hablando en específico de la sede en Portland, de los 1.700 empleados menos del 4.5% representan a la población negra por autoidentificación.

Esta realidad no pudo negarla la directora de recursos humanos de adidas, Karen Parkin, quien admitió al New York Times que la compañía puede mejorar tal aspecto y que con respecto a los episodios de acoso se tenía una política de “tolerancia cero”.

“Queremos ser humildes”, dijo Parkin. “No estamos donde necesitamos estar en todos los lugares del mundo. Pero tampoco tenemos miedo de tener la conversación”.


Lee a nuestros amigos de Latido Music: Vidaprimo ahora es LatidoMusic.com


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.