“Kiss Land”: El álbum debut de The Weeknd cumple cinco años

Llegó el quinto aniversario de Kiss Land, el álbum debut de The Weeknd que se estrenó el 10 de septiembre del 2013. Significó la presentación del enigmático canadiense a un público masivo que no parecía dispuesto a escuchar. Las ventas de la primera semana fueron una vergüenza si se comparan con lo que lograron años después sus discos Beauty Behind The Madness (2015) y Starboy (2016). Pero ciertamente, de algún modo se debe empezar.


Abel Tesfaye sacrificó su intimidad para hacer este proyecto. Nunca antes había dado una entrevista grande. Dejó de ser el chico desconocido de Toronto que prefería ocultar su cara en la era de los mixtapes de Trilogy (House of Balloons, Thursday y Echoes of Silence).

Tenía que cumplir expectativas personales y las impuestas por una disquera grande, eso implica giras de promoción y develar su rostro ante el mundo.

Aunque la producción y las letras oscuras estuvieron presentes (“simplemente me encanta que estés muerta por dentro, no soy un tonto, yo también me siento sin vida”), varias canciones como Wanderlust lo combinaron con onda pop. Le contó a MTV que Kiss Land representó el segundo capítulo de su vida en el que encontró la fama y viajó por primera vez fuera de Toronto.

“La narrativa se desarrolla después de mi primer vuelo. Es muy extranjero, muy inspirado por Asia. Cuando me preguntan por qué Japón, les respondo que es lo más lejos que he estado de casa, realmente es un planeta distinto”.


La esencia de The Weeknd seguía ahí. Se sentía en algunos puntos como un film thriller, atemorizante y lleno de suspenso. La paranoia que no lo dejaba confiar en nadie se volvía peor debido a su dependencia de las drogas.

Billboard reseñó que “todos los conceptos liricales relacionados a perder cosas, que todo se sienta igual y llorar en la lluvia, traen sentimientos de duda y nihilismo que han caracterizado a The Weeknd desde el inicio”.

Rolling Stone le dio dos estrellas de cinco y apuntó que “sigue los pasos somnolientos de Trilogy, pero el ritmo es más lento y las líricas son débiles  (…) Tesfaye flota en las canciones como un niño en la burbuja más lujosa que el dinero puede comprar”.

La publicación británica NME fue más optimista, le otorgó cuatro estrellas de cinco y concluyó que “es un álbum fascinante, Tesfaye desafía las reservas con el ensimismamiento de un lunático”.


Kiss Land también representa el quinto aniversario de la última colaboración de The Weeknd y DrakeLive For. Ambos fueron vitales para el crecimiento artístico inicial del otro, pues Drake le dio más exposición y Abel ayudó a construir el sonido de Take Care, el primer gran disco de “Drizzy”.

Después de esto pasaron cosas que no tenemos muy claras. The Weeknd no quiso firmar con OVO Sound y se alejó de Drake para buscar su propio camino. Nunca hubo confrontación pero constantemente se habla de tensión entre ellos; la razón más reciente fue el amor de Bella Hadid.

La química es enviciante y seguro tendrían un puñado de récords si sacan un proyecto juntos. El tiempo decidirá qué ocurre.


Kiss Land es considerado como la “oveja negra” de la discografía The Weeknd a media década de su estreno. No vendió lo suficiente para ser un gran disco pop y sus niveles de oscuridad no se acercan a la grandeza de Trilogy. Aún así era un paso necesario para que hallara su lugar en la industria.

Un par de años tuvieron que pasar para que se convirtiera en un fenómeno pop y fuera el chico que se ganó un premio de adolescentes (Teen Choice Awards) por I Can’t Feel My Face, su balada a la cocaína.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.