Desglosamos la carrera de Big Sean en álbumes versus mixtapes

Examinamos a Big Sean de dos maneras: álbumes y mixtapes. Si bien el rapero de Detroit no suele entrar en la discusión de los más populares, no le resta importancia. Aunque la calidad de sus versos ha sido objeto de discusiones en el pasado, siempre ha encontrado una forma de mantenerse presente. El éxito de Big es innegable.

Nominaciones a los Grammy, varias canciones exitosas y varios álbumes de platino. Es un tipo amable y encantador que aún se atreve a ser cursi, desvergonzado y sin miedo de comprometerse con el más tonto juego de palabras. Y eso nos encanta.


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo



Altos y bajos

La distinción entre mixtapes y álbumes se ha vuelto borrosa en los últimos años. Aunque, la idea general de que los mixtapes actúan como la opción perfecta para un artista nuevo no ha cambiado. Para el rapper, el mixtape puede representar un vehículo sencillo para su trabajo. Mientras tanto, el álbum tiene una carga de responsabilidad que afecta hasta a los más duros.

En el caso de Big Sean, sus primeros mixtapes eran una mezcla de música original y estilos libres. Sirvieron para desarrollar aún más su personaje de rap y establecer una base de fans cada vez mayor.

Big Sean se reunió con Kanye West en una estación de radio de Detroit, lo que lo llevaría a su firma en GOOD Music. Su salto para el público más amplio llegaría con el tema Cruel Summer, una pista construida a partir de la propia demostración de Sean. Clique y Mercy son las dos canciones que muestran a Big Sean en plena floración, listas para aprovechar su momento.

Big Sean surgió en la era del rap en Internet, cuando los raperos alternativos creaban bases de fans completamente en línea. El sonido del ”blog rap” fue extraño, con raperos como Mac Miller, Lil B y Kid Cudi que todos encajan en el mismo lugar. Desde siempre, los mixtapes han marcado un cambio en la industria, simplemente tocando ritmos populares con una libertad de producción original envidiable.

Para los fanáticos de GM, Sean trabajó en las influencias y alusiones de Kanye. Un juego de palabras ridículo construido sobre una base producida por ”ye”. Estaban los estilos libres para los verdaderos fans que buscaban escuchar la habilidad y la técnica de rap de Sean. Su elección entre los colaboradores también abarcó toda la gama, se puede esperar ver colaboraciones indies como Wiz Khalifa y Dom Kennedy, pero también artistas de la talla de Drake, YG, y Tyga.

La serie Finally Famous fue el lugar perfecto para explorar, no había nada que perder. Es lo que hizo que saliera al ruedo el álbum del mismo nombre, la producción debut que resultaría de sus mixtapes. Cabe destacar que fue una decepción total para sus fieles fanáticos. Lanzado en 2011, podría culparse fácilmente a la compañía discográfica que, quizás no dio demasiadas libertades.

En comparación, Detroit se sintió mucho más refinado. Lanzado en los talones de Finally Famous (el álbum), marcó otro paso en el crecimiento de Big Sean como rapero. Abarca el concepto de un mixtape que podría ser considerado un álbum. Y lo que es más importante, se apartó del sonido de cliché utilizado en Finally Famous. En retrospectiva, el mixtape más tarde serviría como modelo para futuros álbumes en la discografía de Sean.


Producción

Cuando se trata de opciones de producción, el Big Sean de los álbumes tiende a tener un poco de todo. Puedes esperar un trap o lo que menos te imagines. Fire, una de las mejores canciones de Hall of Fame, en realidad estaba destinado a Kanye y I’m Gonna Be podría pasar fácilmente a una producción de la era de Late Registration, provocando una ternura y una ingenuidad típica de Sean que rara vez se ve en otros lugares.

En los mixtapes, por otro lado, es una mezcla bastante interesante. En lo que respecta a los ritmos, Big presentaba algunas de las líneas más dispares de la era del blog rap. Era un universo en el que canciones como Billionaire podían estar en el mismo lugar que Five Bucks (5 On It) sin razonamiento alguno. la selección de sonidos, en ese momento, se debía a la selección de ritmos sencillos para hacer trucos.


Líricas

Big Sean afirmó tener las habilidades líricas de Biggie Smalls y Jay-Z en uno. La brecha entre Sean y sus contemporáneos, como Drake y J. Cole, es mucho más corta de lo que se cree.

Los mixtapes de Sean tienden a ser más libres en contenido, el ambiente relajado permite a Sean ser más juguetón. Por otro lado, los álbumes podrían beneficiarse de cierta ligereza, tienden a trabajar en conceptos y enfatizar los principios de su narrativa.

Preocupaciones familiares, va a ser el mejor el rapero, son las cosas que oímos repetidas veces en sus álbumes. Varias producciones lleva en su carrera y han dejado varias cosas claras. Ha calmado su enfoque, transformándose del estilo salvaje y cariñoso de mixtapes pasados ​​a un ojo lírico cuidadoso y refinado.

Lee a nuestros amigos de Vidaprimo: Sebastián Yatra estrena su nuevo álbum de balada pop ”Fantasía”

Sin embargo, hay algo que continúa en las líricas de Big y es su obsesión con los juegos de palabras. Es un escritor enamorado de jugar con los versos. Algunos lo consideran su falla más grave. ¿Qué opinas tú al respecto? Déjalo en los comentarios.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.