Nunca pensaste que el hip-hop llegaría tan lejos.

 

 

El 12 de marzo de 2007, en medio de una atmósfera hostil y de protestas, Jay-Z hizo oficial la inducción al Salón de la Fama del Rock and Roll de Grandmaster Flash y sus cinco furiosos, convirtiéndose así, en el primer acto de hip hop de la historia en formar parte del popular museo de Cleveland. 

El hito del South Bronx fue solo el primero de cinco proyectos más de hip hop en ser incluidos dentro del salón desde entonces: Run-D.M.C (2009), Beastie Boys (2012), Public Enemy (2013), N.W.A. (2016) y 2Pac (2017); todos como un recordatorio constante de que el rock, como ente multidimensional de la cultura pop, no está a la merced de un único género –mucho menos teniendo en cuenta sus verdaderas raíces.

 

Y aunque el reconocimiento debería extenderse a más que solo pocos actos, 2020 marcará el regreso de un artista hip hop a las vitrinas del salón, una vez que se ha confirmado hoy que el hijo pródigo de Brooklyn, leyenda del rap del Este y hustler de mala reputación, Christopher Smalls, The Notorious B.I.G., formará parte de la 35a. clase de inducidos a la mítica cámara de ídolos. Junto a él, serán incluidos The Doobie Brothers, Whitney Houston, Depeche Mode, T. Rex, Nine Inch Nails, Irving Azoff y Jon Landau.

La selección descartó, entre otros finalistas, a Pat Benatar, Dave Matthews Band, Kraftwerk, Judas Priest, MC5, Motörhead, Rufus, Soundgarden, Todd Rundgren y Thin Lizzy, quienes podrán volver a la votación el año siguiente.

 

La inducción oficial de Biggie se llevará a cabo en Cleveland a finales de año, con el nombre del personaje que se encargará de presentarlo aún pendiente de ser confirmado.

 

 

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.