Antes del 2014, Nueva York era un lugar completamente diferente en el mundo del rap. Un legendario y extraño discurso de Trinidad James lo asevera: