¿Drake está perdiendo su poder dentro del género?

Scorpion, el último álbum del canadiense, es tan exitoso como cualquier álbum que haya lanzado. Pero, ¿Drake está perdiendo su poder en el Hip-hop? El último álbum de Drake, no fue más que una ronda de streaming.

El primer día, Scorpion rompió los récords de Spotify y Apple Music en mayor de transmisiones de álbumes en un solo día. En su primera semana, casi duplicó los números de streams de la primera semana de los más altos de 2018.


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo


También es el primer álbum que se transmite más de mil millones de veces en una semana. Drake rompió el récord anterior de The Beatles de mayoría de canciones en el Top 10 de Hot 100 de Billboard, logrando siete piezas del álbum en la principal décima parte de la lista.

Incluso con los discos en las plataformas que ahora son notorias por la frecuencia con la que se rompen, Drake sigue siendo innegablemente uno de los artistas más grandes del mundo.

Desde luego, ha sido el rapero más popular del mundo durante al menos cinco años. Pero, para los oyentes de rap más exigentes, el nivel de popularidad de Drake es menos importante. Lo que importa más es cómo llegó allí, es decir, colocando el Hip-hop en su órbita con un sonido de vanguardia y manteniéndose al margen de las tendencias durante años y años.

¿Trap? ¿Dancehall? ¿Nostalgia por los sonidos de los años 90’s? Drake jugaba con esto antes que la gran mayoría.

Con So Far Gone de 2009 y Thank Me Later de 2010, Drake y el productor irlandés Noah Shebib crearon una plantilla que definiría el Hip-hop de esta década.

En Take Care, se expandieron, con los sonidos que pronto lo harían influyente. Nothing Was the Same, allanó el camino. If You’re Reading This It’s Too Late What a Time to Be Alive ambos demostraron que Drake podía hacer trap tan bien como cualquier otro. Mientras que Views y More Life fueron difamados críticamente.

Scorpion realmente no tiene nada nuevo, lo que generalmente ha sido la tarjeta de presentación de Drake. Llámalo vendido todo lo que quieras, pero la reivindicación siempre ha sido su habilidad número uno. Su capacidad para crear tendencias y hacer música, es lo que lo mantuvo a flote durante todos estos años. Él puede reutilizar sus ritmos y rimas más memorables, pero por lo general lo hace con tanto flow que es imposible criticarlo.

Drake pasa la mayor parte de su tiempo en Scorpion mirando hacia atrás, al menos en lo que respecta al sonido. La primera mitad, que se apoya en mayor medida de rap, recuerdan su era antes de So Far Gone. El lado B centrado en R&B no tiene virtualmente ninguna de las características refrescantes y avanzadas que lo caracterizan.

Hay algunas excepciones. In My Feelings y Nice For What toman un género que raramente es tocado por los raperos contemporáneos y lo hace sorprendentemente bien. Aunque sin agregar mucho en el camino de las actualizaciones. La última canción podría incluso servir como un argumento en contra de esta pieza exacta: el desafío viral provocado por In My Feelings y la gran cantidad de memes, muestra que todavía hay una influencia de Drake en las redes sociales.

Incluso si las redes sociales siguen siendo el reino de Drake (y eso es más gracias a los memes, que a su música), Scorpion no se sintió como algo que influirá en la próxima generación de raperos. La mayor parte de eso tiene que ver con su sonido, pero parte de ello tiene que ver con la actitud de Drake y su forma de manejarse en la industria.

Acompañando el álbum, había una “nota del editor” del propio Drizzy. Aunque está escrito en clave de humor, es el tipo de humor autocrítico que suele ofrecer alguien que se siente acorralado.

Drake simplemente ya no se siente tan seguro, y eso se derrama en letras paranoicas y amargadas de su última entrega. El viejo Drake se sentía cómodo ignorando el resto del hip hop y forjando su propio mundo. Él piensa que el problema es la percepción que tiene la gente de él como un falso, pero el problema real es que es el rapero más popular en el mundo pensando que hay algún tipo de problema en ello.

A pesar de la actitud aparentemente despreocupada de todos los que tienen ”influencia”, nada de esto es natural. Estar tranquilo siendo un foco constantemente es solo un mito. Drake desarrolló su influencia a través de años de música afilada, prestando atención a las tendencias del rap y una dedicación extrema. Después de unos cuantos álbumes algo perdidos, no consideramos que Drake haya perdido el camino.

Lee a nuestros amigos de Vidaprimo: Cuatro momentos en los que los hijos de Bob Marley hicieron reggaetón

Es complicado ser el artista más popular de la última década y mantener la cordura. Sin duda alguna que a Drake le queda mucho por ofrecernos y muchas otras cosas por experimentar musicalmente. Drake ya no es solo una marca, es una industria completa. ¿Y tú, qué opinas al respecto? Déjalo en los comentarios.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.