Leyendo ahora:
¿Por qué Dreamville no sería lo mismo sin J. Cole?

¿Por qué Dreamville no sería lo mismo sin J. Cole?

Desde que el Hip-hop evolucionó a una forma de arte reconocida internacionalmente, ha habido un deseo incomparable de propiedad y de crecimiento. Desde los proyectos de vanidad y los símbolos de estatus hasta las empresas que iniciaron carreras fructíferas, las figuras de magnates como Diddy, Jermaine Dupri y Master P se han negado a ceder con el tiempo.


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo


Esta variante de negocios dentro del mismo género ha impulsado a muchos a iniciarse en esto. Puede ser que algunos sellos posean un CEO de bajo perfil, pero permite a otros elevar su imagen dentro del Hip-hop a niveles impresionantes.

En la misma línea de Aftermath, Maybach Music Group y GOOD Music, una figura prominente que ha sabido apreciar la responsabilidad es el rapero y productor J. Cole, con Dreamville.

No contento con disfrutar de una gran cantidad de álbumes venerados por la crítica, la iniciativa nunca para. El hombre detrás de la KOD preside una etiqueta que se ha convertido en un elemento atípico e inspirador dentro del panorama actual.

Fundado junto con el gerente Ibrahim Hamid en 2007, el sello fue apodado Dreamville, y se completó con un espíritu que se mantuvo a la vanguardia incluso cuando se elevó la fama de Cole.

“Somos la etiqueta de la era en línea. Los creadores de cuentos. Manteniendo el pulso en nuestra comunidad mientras exploramos nuevos sonidos, nuevos visuales y nuevas formas de conectarnos de manera auténtica con todas las personas, en todo el mundo.”

Sencilla pero con mucho peso. Su declaración sobre la marca se basa en el deseo de fomentar relaciones tangibles con una audiencia global. Busca de alguna manera que supere la popular fama de 15 minutos.

Ellos cuentan con una fama que es muy codiciada en la era viral, aquella que fomenta la construcción de un legado. Con su longevidad intacta, este lema comparte un terreno ideológico con un discurso polémico.

En uno de los momentos más importantes de su gira KOD, Cole expresó su disgusto por la fijación actual con la exageración y la viralidad por fama. Cole en el Bell Centre de Montreal decía lo siguiente:

”No hay sensaciones de la noche a la mañana, esa mierda no existe. Esa cosa que estás viendo que parece un éxito de la noche a la mañana, no es real. Se va a ir muy rápido porque no tiene ninguna base sobre la cual apoyarse.”

El producto de la insatisfacción con un indicador de éxito dentro de la industria, sería fácil de desacreditar. Todo esto basándonos en que la amargura provino de un MC más miserable. Sin embargo, en el caso de un hombre que se esfuerza por lograr un cambio con Dreamville, todo cambia. Este sermón se registra como una extensión del manifiesto guiado por los valores a los que se adhieren él y sus artistas.

A lo largo de su carrera, Cole ha adoptado un enfoque práctico de todo lo que libera o respalda. Después de todo, este es un hombre que no tuvo ningún invitado en sus últimos tres proyectos.

Como resultado, no es sorprendente que esta meticulosidad se vea perfectamente en su rol como CEO. Cada firma de Dreamville es producto de un potencial éxito, nos preguntamos si Dreamville sería lo mismo sin Cole.

Sobre el tema de Omen y Cozz, Cole declaró que ambos tenían mucho talento. Sin embargo, la revelación más interesante se produjo en cómo el artista sudanés-estadounidense Bas alcanzó su lugar en la lista respaldada por Interscope.

”Tenía mucho talento, pero el hecho de que lo conociera no iba a ser la razón de su éxito. Trabajó durante años, tenía que probármelo.”

Sin duda que las preferencias o los contactos no se mezclan con el mérito en este sello. Estar en la órbita de Cole no te conseguirá una firma, debes estar demostrando que mereces un lugar en sus filas. Luego de tres años, Bas ha encontrado ese éxito tan difícil de alcanzar con su proyecto Milky Way. Un proyecto fundamentalmente inventivo.

El registro se completa con éxitos asistidos por J. Cole y A$AP Ferg, como Tribe y Boca Raton. A pesar de que tomó tiempo llegar a buen término, lo intangible que Cole identificó finalmente se ha convertido en una práctica generalizada. Aclama y reafirma su voluntad de nutrir la industria en lugar de obtener beneficios con pocos méritos.

Lee a nuestros amigos de Vidaprimo: Así es el estilo ”dorky” urbano que impuso Bad Bunny

Cuando examinas el portafolio y su ruta predeterminada del Hip-hop, se revela un hilo común entre todas las empresas de Cole. Tal vez no todo lo que cae sobre Dreamville iluminará el mundo, pero hay un sentido ineludible que está bien. Tal vez algunos de sus artistas no romperán ese techo de cristal casi impenetrable para lograr un mayor éxito, pero parece que eso también está bien.

Dreamville no tiene nada que ver con hacer o romper, lo que importa es lo que perciba el público. Al fomentar esta atmósfera, Cole no solo ha delineado un concepto idealista, sino que visiblemente ha dado pasos hacia la formación de su propia definición de una cultura.

Queda por ver el lugar donde residirá su proyecto en la historia de las discográficas propiedad de los raperos, pero sin duda podemos ver como el Hip-hop evoluciona desde las entrañas de Dreamville.

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.