Dua Lipa: La princesa del dark pop que fue rechazada por su voz

Dua Lipa nació bajo el nombre de… Esperen, ese es su nombre real. “Dua” significa amor en Albania, de donde son originarios sus padres.

Nació en Londres, ahí empezó su carrera musical en la Escuela de Teatro Sylvia Young, hogar del futuro musical de Rita Ora y Amy Winehouse.

Recuerda que entre clases hacía coreografías al son de 1, 2 Step de Ciara. La música que le enseñaban en la escuela no sonaba igual, estaba lejos de parecerse a Britney Spears o Destiny’s Child.

El sueño se pausó para la pequeña de 11 años. Primero intentó entrar a un coro y la rechazaron porque su voz era demasiado profunda. Para empeorarlo todo, la familia volvió a Kosovo por un nuevo trabajo de su padre.

Allí logró vivir otra de sus obsesiones, el hip-hop. Los primeros conciertos a los que asistió fue a unos de Chamillionaire, Method Man & Redman50 Cent.

Fue una de las 25 mil personas que asistieron a este concierto de 50.

Las melodías no abandonaron su cuerpo. A los 15 convenció a sus papás de dejarla volver sola a Londres para perseguir sus ambiciones artísticas.

Se mudó a un apartamento con una amiga de la familia que estaba muy ocupada con su novio y sus estudios para seguirle el paso a Dua. Pronto fiestas y amigos inundaron la vivienda, pero nunca quitó la mirada del objetivo.

Trabajaba en un club nocturno de camarera, los dramas de la noche la inspiraron a escribir, aunque dio los primeros pasos en el mundo del modelaje.

Su verdadera pasión era la música, en el 2015 consiguió un contrato discográfico. El primer sencillo fue New Love, un relato de alguien que enfrenta el miedo de perder lo único que le importa.

Pero fueron Scared to be Lonely de Martin Garrix y No Lie con Sean Paul las que hicieron a la gente hablar de Dua Lipa.

Aún le faltaba consagrarse como una artista en solitaria. Cuando el sello decidió darle una canción escrita por otros como sencillo, no estaba contenta.

“Amaba la cuestión, pero no estaba segura de grabarla porque no la había escrito yo; era una cuestión de orgullo, pensaba que nadie me tomaría en serio si no escribía mis canciones”.

Tuvo que superarlo y grabarla. Se convirtió en su primer gran éxito en solitario. Reconoce que sin Be The One, no hubiese podido llevarle a la gente los temas que sí son de su autoría.

Siguió la empoderada New Rules y no paró hasta convertirse en la artista más escuchada del 2017 en el Reino Unido. Esa voz profunda ahora es el placer culposo del pop.

Define su sonido como dark pop, una mezcla del mainstream de los 2000 con Biggie Smalls, 2Pac y J. Cole. Es la princesa, porque la reina es Sia. No lo decimos nosotros, lo dice Dua.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.