Leyendo ahora:
¿Por qué ya no hay tantos dúos en la música latina? Aquí lo analizamos

¿Por qué ya no hay tantos dúos en la música latina? Aquí lo analizamos

Si apelamos a los recuerdos más remotos que tenemos de la música callejera en nuestro idioma y pensamos en quiénes eran los que mataban la liga hasta 2010, por ejemplo, nos daremos cuenta que el porcentaje más alto de los que se vienen a la mente está representado por dúos. Un formato que si bien sigue existiendo ya no marca una norma como hace 15 años donde apoyarse en un compañero era el camino para alcanzar la cima. Pero, ¿por qué ya no es así?

En los 90s aparecieron Baby Rasta y Gringo, Héctor y Tito, Charlie y Felito “Los Pointbreakers”, OG Black y Master Joe, Memo y Vale, Lito y Polaco, Trébol Clan (eran 3), Maicol y Manuel, Las Guanábanas, HornyMan y Pantyman, Rubio y Joel, Rok y Gamy, Wisin y Yandel por mencionar algunos, mientras que en la acera del frente se manejaban en solitario un grupo más pequeño que representaban: Bebe, Falo, MC Ceja, Nicky Jam, Daddy Yankee, Don Chezina, Ivy Queen entre otros.

El caso es que la cantidad de dúos establecidos y nuevos era mucho mayor a la de solistas, aunque esto no definía su éxito, porque para el momento el rap marcaba la pauta. De modo que las voces melódicas no eran tan ocupadas y el público tenía muy buena recepción con todos estos artistas enfocados en el flow y la letra. Incluso para aquellos tiempos podíamos escuchar a Tito alternar sus cantos con rapeos y a Baby Rasta encargarse de los coros pero sin descuidar los fraseos en rap.

https://www.instagram.com/p/BkPnFdmlEkE/?taken-by=donchezina

Durante los 90s nuestra música tenía al rap como ingrediente principal, siempre en primer plano por encima de cualquier otro elemento como voces melódicas y declamaciones en intros y outros como las de KendoWisin.

Pero al llegar el nuevo milenio el asunto cambió y se estableció una nueva era del sonido donde las voces melódicas tenían más protagonismo que antes lo que trajo otra ola gigante de nuevos dúos, motivado a que ahora el rapero necesitaba un compañero que se encargara de los coros para alcanzar el formato que el público estaba consumiendo.

Así aparecieron: Yaga y Mackie, Zion y Lennox, Dyland y Lenny, Chino y Nacho, Jowell y Randy, Arcangel y De La Ghetto, Rakim y Ken-Y, Alexis y Fido, Wibal y Alex, Joan y O’Neil, Getto y Gastam, Yamil y Delfin, Nova y Jory, J King y Maximan. Y a su vez se fueron a pique hasta la desaparición de más de la mitad de los solistas que hacían vida en los 90s como víctimas de la evolución.

Del 2000 en adelante los nuevos cantantes que aparecieron haciendo carrera en solitario se limitaban a Tego Calderón, Tempo, o Don Omar. Entre 2001 y 2005 y luego con la sangre nueva llegaron Yomo, Franco “El Gorila”, Tony Dize y otros que se fueron diluyendo en el camino. Después la lista de solistas aumentó, no por las caras nuevas sino por las separaciones en dúos como Héctor y Tito, Karel y Voltio o Zion y Lennox.

A partir de 2005 inicia otra revolución en nuestro sonido donde las influencias de R&B se asientan mucho más y las voces melódicas toman el mismo protagonismo de los rapeos, trayendo artistas que podrían dedicarse únicamente a cantar.

Sin embargo aquellos que se limitaban a rapear se encontraban al borde de la desaparición como ocurrió en los 90s, lo que obligó a tipos como Yankee, Wisin y Héctor a aprender a cantar, y en adelante empezaron a desplazarse en coros melódicos. Justo este era el secreto de la supervivencia de Don Omar que podía hacer ambas cosas desde el principio y fue el modelo que se implantó en la nueva generación que aparece a partir de 2010.

Si retrocedemos un poco más de 8 años atrás, empezamos a notar que la mayoría de los dúos se separaron y un gran porcentaje de los nuevos talentos vienen en solitario. Esto se debe en principio a la diversificación del sonido urbano que ya no solo se trata de rap, ya el dembow no es un ritmo solo para llenarlo de flow sino también para sumarle mejores registros vocales y alcanzar notas adecuadas para tener como resultado excelentes rolas.

Por otra parte, la nueva generación viene mucho más preparada que los primeros que anduvieron por este camino, de manera que estos chamacos traen en el mismo paquete la capacidad de rapear, cantar, declamar, escribir y hasta de hacer sus propios instrumentales si es necesario.

View this post on Instagram

mi pikete, mi flow es ORIGINAL🎶

A post shared by BAD | BUNNY (@badbunnypr) on

Bad Bunny, Ozuna, Anuel, J Balvin, Farruko, son ejemplos de la versatilidad con la que vienen los nuevos modelos de artistas callejeros que trajo esta generación, capaces de hacer todo el trabajo por sí mismos sin apelar a apoyos para versos o coros.

En este momento los cantantes traen los skills completos para llenar los requerimientos del mercado, de manera que emprender una carrera de solistas no les representa mayor reto.

 

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.