Conoce a El Dogg, el trapper uruguayo que no cree en limitaciones

Uruguay es un país de 3 millones de habitantes aproximadamente, muy poca gente en comparación con el resto del continente sin embargo así son bicampeones del mundo y 15 campeones de América, pero la garra charrúa no solamente está en la cancha sino en las calles. Aunque no recibamos mayores noticias de la ola urbana que se gesta en la cuna de Gardel, hay un movimiento silencioso que podría convertirse en un tsunami y El Dogg sería uno de los principales sospechosos.

Cuando escuchas a este chamaco lo primero que te llama la atención es el nivel de letras que tiene, una capacidad increíble para relatar situaciones y hacer punchlines que atrapa a las primeras, además de tener un flow impecable.

Lo segundo es que este muchacho anda en silla de ruedas, un asunto que quizás te parezca una limitación para empezar una carrera en un género con tanta competencia sin contemplación, pero ese es el menor de los problemas del perro, que se fue por encima de estos detalles que no le impedían soltar ese flow endiablado y ese estilo de trap sin nada que envidiarle al resto del continente.

Se enamoró del rap a los 5 años cuando descubrió un tema de Eminem y desde entonces no se ha podido alejar del bombo y caja. A los 10 años le dijo a su madre que quería ser rapero y como todas las madres, lo tomó como un chiste, sin embargo, 7 años después, El Dogg es uno de los tipos más duros del Uruguay.

Eligió este sonido porque le permitía hablar de lo que quisiera, dice que es la rebeldía en el estado más puro convertida en música y de esta forma aplica su genio para componer. Porro y Vino es una de sus rolas más duras y pegajosas, una trampa con mucho efecto de vocoder en su voz que lo hace sonar excelente y te sube por completo el mood del trap.

Su intención es ser él mismo, no le importa nada a la hora de escribir, solo se expresa del modo más natural posible y así salen sus rolas. En los videos lo podemos ver acompañado de un crew conformado por sus socios Renzo NadottiFly’P con quienes prepara un material para romper las bocinas.

El Dogg es el claro ejemplo de lo que significa perseguir un sueño y hacer lo que amas, ya no hay barreras que detengan a este chamaco que se desplaza sobre los instrumentales como un Usain Bolt, así que no puedes perderlo de vista.

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.