Pioneros del rap y genios experimentales, este es el legado de Los Beasties Boys

Era el Bronx en los 80, eran tiempos violentos con el crack a la orden de las esquinas, todo el caldo de cultivo para que empezara a surgir un sonido callejero que hablara de toda esta realidad y llevara las disputas por territorio al plano lirical.

Mientras esto empezaba a gestarse en las mentes de tipos como Afrika Bambaataa y Grandmaster Flash, un grupo de muchachos judíos se juntaron para hacer hardcore, los tipos tenían la chispa, la irreverencia y todo el flow que el punk ameritaba, pero recordemos que estamos en el Bronx, la cuna del hip hop, y fue inevitable que los sampleos de funk y R&B convertidos en bombo y caja, llegaran a los oídos del trío que sin importar: pasado, religión o color, se convirtieron en pilares, referencias y pioneros de la música rap: Beasties Boys.

Se juntaron en el 81 y empezaron con los discos Pollywog Stew Cooky Puss, el primero netamente de hardcore y el segundo un experimento de dub. Esta misma inquietud que los lleva a pasar del hardcore punk al dub, los lleva a terminar mezclando todo ese Bronx multicultural con sabores a punk, rock y rap que desemboca en Licensed to Ill, el mejor disco debut de la historia de la música según Rollin Stone.

Licensed to Ill es simplemente una joya, en una época en la que el rap empezaba a dar pasos, los Judíos del Bronx ya lo hacían experimental.

Rapean sobre bases que mantienen presente su pasado punk, meten guitarras sucias y de pronto escuchas scratches, no es la típica música disco del momento sobre la que empezaron a rayar discos, Los Beasties realmente hicieron un retrato perfecto de los sonidos de Nueva York en los 80, Slow Ride es una muestra de esto donde podemos escuchar una melodía que te lleva al caribe con un aire a swing y salsa.

La casa disquera Columbia nunca vendió tantas copias como con los 9 millones que facturó el debut de MCA, Mike D Ad-Rock, además de ser el primer disco de rap en obtener la placa de Multi-Platino.

Ya convertidos en leyenda, para el 89 y firmados por Capitol Records lanzan Paul’s Boutique, un disco de culto pero incomprendido.

Si ya los Beasties eran experimentales con este disco se pasaron de vueltas y luego de su estreno fue considerado un fracaso comercial de modo que la compañía suspendió su promoción, sin embargo, citando a Dan Leroy escritor del libro Paul’s Boutique donde se cuenta la historia del proceso de producción de este disco dice: “Lo que sé que los Beasties querían, se les daba”, y la popularidad del álbum se fue haciendo tal, que terminó siendo otra victoria para ellos con una producción apodada por la crítica como el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de la música rap.

A partir de los 90 con las caras nuevas de la costa este y oeste estableciéndose y escribiendo las nuevas páginas del rap, Los Beasties continúan su línea experimental, así en la siguiente producción regresan un poco más a sus raíces punk para luego traer sonidos que van desde el rock hasta bossa nova en Hello Nasty.

Los Beasties Boys son la referencia moderna de lo que significa experimentar con sonidos y lograrlo tan bien que su sonido no tiene enemigos, desde punketos a raperos se ven unidos por este lazo que generó el  experimento de 3 muchachos blancos del Bronx.

Su legado se une al de bandas como Anthrax que abonaron el terreno para los éxitos que posteriormente tuvieron los ritmos de nu metal y rap metal.

 

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.