Sin embargo, a medida que avanzaba el año, la vida de Kanye comenzó a desmoronarse. Perdido y repentinamente encontrándose solo en la parte superior, Kanye inmediatamente se dirigió a la música para canalizar su vulnerabilidad emocional. Con la ayuda de un joven artista con el nombre de Kid Cudi, Kanye crearía 808s & Heartbreak, el lanzamiento que desafía el género y que alteró la trayectoria del rap contemporáneo.