‘Circles’ completa el ciclo artístico del rapero de Pittsburgh en una entrega que nos protege ante la vulnerabilidad y nos devuelve la calma tras su partida.

 

 

Sumergirse en un círculo es sumergirse debajo de dos distintas acepciones: la nulidad de poder escapar de una rutina que te lleva al mismo lugar, y la esperanza humana de que, cuando dejemos este mundo, nuestro cuerpo se convierta en polvo y nuestra alma se quede entre los nuestros, hayamos completado nuestro ciclo.

 

Malcolm James McCormick nos advertía más sobre lo primero. Cuando el rapero de Pittsburgh lanzó Swimming, una declarada carta de desesperación emocional,  en agosto de 2018, se abrió como un artista tan complejo y lleno de aristas que 360 grados le resultaban ya pocos. “My god, it go on and on /Just like a circle, I go back to where I’m from (Mi Dios, solo sigue y sigue / Justo como un círculo, vuelvo al lugar de donde vengo)”, rapeaba en la fase final del disco que, sin saberlo, serviría como antesala de una trágica muerte que nos arrebataría a Mac el 7 de septiembre de 2017.

View this post on Instagram

Circles. January 17.

A post shared by Mac (@macmiller) on

 

Han pasado meses desde entonces. Y quizás también el significado de la palabra que conecta ese último disco con la primera entrega póstuma de Easy Mac. Circles dejó de ser ansiedad para ser liberación. De alguna forma, las sensaciones más hermosas desprendidas de este álbum vienen de sentirse protegidos ante la vulnerabilidad, como si hubiera preocupación de Malcolm desde el otro lado de la vida. No por él y por lo que dejó atrás, sino por el sentido de la vida que buscamos quienes nos quedamos y escuchamos con los ojos cuarteados el desahogo de un artista.

 

Well, I drink my whiskey, and you sip your wine

We’re doing well, sittin’, watchin’ the world fallin’ down, it’s decline

And I can keep you safe, I can keep you safe, mmm

Do not be afraid, do not be afraid

You’re feeling sorry, I’m feeling fine

Don’t you put any more stress on yourself, it’s one day at a time

It’s gettin’ pretty late, gettin’ pretty late

Damn, and I find

It goes around like the hands that keep countin’ the time

Drawin’ circles

 

Circles es, al igual que su antecesor, un confesionario desde donde escuchamos más sensaciones viniendo desde lo más profundo de nuestras vísceras que de nuestra razón. Y no necesitamos ni queremos más. Swimming nos reveló un agujero en el pecho de Mac Miller, y Circles las maneras en que, a pesar de todo, ese hoyo puede ser cubierto y sanado. Quizás, después de todo, ese tipo de círculo, un círculo donde se cumple con un objetivo de vida y se nos devuelve la calma, es el tipo de círculo del que Malcolm nos hablaba incluso antes de irse.

 

Sneakertopia banner

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.