“El Jefe” antes de ser “El Big Boss”: La evolución musical de Daddy Yankee

En Playero 34 a inicios de los 90, podemos ver debutar a un joven de 14 años, que 13 años después, se convertiría en el referente más importante del movimiento urbano a nivel mundial.

Daddy Yankee, quien en sus inicio se manejaba bajo el a.k.a de Winchesta 30-30, debido a su contenido agresivo y callejero, continúa formando parte del “Team Playero”, colaborando en la legendaria producción Playero 37, con varios temas entre los que destaca: No me quedo atrás y Yamilet, que se convirtió en un himno entre público underground boricua.

Aunque la década de los 90 The Noise acaparó la calle, Yankee continuaba su trabajando y así para 1995 se estrena su primer proyecto en solitario No Mercy. bajo la producción de Playero y Nico Canada, que resulta en un modesto éxito con temas como Chica Interesada y Busco un Yale.

A partir de esta producción, el futuro “Big Boss” empieza a ser más reconocido en el movimiento urbano llamando la atención de múltiples productores, y cantantes que lo llevan a colaborar en distintos mixtapes.

El corillo de The Noise durante los 90 no deja para nadie, y no es hasta 2002, que Yankee, se aventura con una nueva producción discográfica: El Cangri.com. Este disco representa la transición del viejo Winchesta 30-30 al Daddy Yankee, que conocemos ahora, así como el reconocimiento a nivel latinoamericano con palos como Latigazo, Guayando y Ella está soltera.

Para este momento Yankee se posiciona entre los caballos del género y es pieza fija en los proyectos de los mejores productores de la época, haciendo apariciones que resultaron un éxito en discos como: Mas Flow y Blin Blin de Luny Tunes y Noriega, 12 Discípulos y Guatauba. 

Su estilo a la hora de rapear resulta un juego de ritmos con el flow, y letras súper pegajosas que lo posicionaron entre los favoritos de la audiencia.

Con su disco Los Homerunes da un golpe en la mesa a través del tema Seguroski, que un fue un éxito total, abriéndole las puertas a otros mercados. Gata Gangster con Don Omar también resulta un factor determinante para un Daddy Yankee, que en los mejores tiempos del perreo sabe mantenerse entre los mejores.

Entonces llega la joya de la corona tanto para Yankee como para el movimiento urbano: Barrio Fino. El éxito de este disco lo podemos resumir en: Latin Grammy por Mejor Álbum Urbano, Latin Billboard por mejor Álbum de Reggaetón del año, Premio Lo Nuestro por mejor Álbum Urbano del año, y La Gasolina pegada hasta en la China, además de ser la producción con más discos de platino

en la década certificado por la RIIA.

En adelante conocemos la historia, colaboraciones con Snoop Dogg, 50 cent y G-unit, Fergie, Akon, y muchos otros artistas de renombre internacional.

Las nominaciones a los premios más importantes de la música latina, apariciones en la revista Time, imagen publicitaria de Pepsi y si continúo se acaban los caracteres.

Daddy Yankee no ha dejado de estar presente en la palestra, y aunque podemos verlos en colabos con los más duros de la música internacional, también lo vemos alimentar su vena más underground en featuring con nóveles artistas boricuas.

El “Big Boss” se convirtió en la cara del movimiento urbano a nivel mundial con un trabajo impecable que lo ha hecho merecedor de incontables éxitos, conciertos masivos, el reconocimiento de su talento desde los medios de comunicación hasta las calles de Puerto Rico y el mundo, y en este momento, su último material Dura, cuenta 72 millones de visitas en dos semanas.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.