Leyendo ahora:
Gallego y Kendo Kaponi, los atormentados poetas de la música

Gallego y Kendo Kaponi, los atormentados poetas de la música

En generaciones distintas, Gallego Kendo Kaponi convirtieron canciones en eventos épicos de la música. El poder de sus palabras nos ha hecho sentir que escuchamos algo especial.

Oír a Gallego decir “señoras y señores, Hector El Father JAY Z se complacen en presentarles Los Rompe Discotekas” después de recitar una apasionada dedicatoria es una experiencia única.

Una sensación similar da el crudo relato de Kendo al inicio del remix de Caminando en Fuego en el que refleja la realidad de las calles y el círculo vicioso de violencia que cubre a los “caseríos”, al mismo tiempo que es una celebración de su historia de éxito.

Pero poseer ese don les ha costado caro. El dolor, ira, resentimiento, rencor y arrepentimiento que escuchamos en sus voces es el resultado de grandes tormentos que están enjaulados en su mente.

La primera vez que Kendo vio a su padre, estaba metido en un ataúd. Desde los siete años vivió en hogares sustitutos por la adicción de su madre a las drogas. De los 13 a los 19 estuvo encarcelado por intento de homicidio y casos relacionados a drogas y armas.

Cuando finalmente fue liberado, regresó a vivir con su madre ya rehabilitada. Solo compartieron seis meses, ella murió por complicaciones de VIH. Actualmente está encarcelado por agredir a un hombre. Desde el 2014 ha tenido problemas con la ley al menos en 10 ocasiones.

De los años previos de Gallego no sabemos mucho, solo que cuando tenía 14 años se dio un golpe contra un poste eléctrico y se le incrustó una astilla de 2.5 centímetros en el cerebro. Nadie se dio cuenta, no había hinchazón ni sangre.

Estuvo con la astilla en su cabeza durante un mes hasta que finalmente lo notaron y le hicieron una cirugía para sacarla. Cuando se recuperó, empezó a escribir.

En el 2015, después de varios años en la oscuridad salió en un video de Gallego pidiendo ayuda a Nicky Jam Ñengo Flow para salir de la “pesadilla” que vivía.

Un año después apareció visiblemente rehabilitado y feliz. Decía estar preparado para sacar nueva música pero los avances más importantes que ha tenido últimamente han sido en la poesía.

No es algo nuevo, Gallego ha publicado dos libros de poemas, Barrunto (2000) y Residente del Lupus (2006), ambos aclamados por la crítica.

Actualmente sigue enfocado en su arte y en transmitir sus conocimientos a la nueva generación.

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.