Antes de la guerra, Héctor El Father y Don Omar tenían un bromance

Es posible escribir un libro con cientos de páginas de la guerra entre Héctor El Father Don Omar. A fin de cuentas, llegó a un punto tan peligroso que Don se tuvo que mudar de Puerto Rico. Esta vez viajaremos a tiempos más simples, antes de que el odio se desbordara.

William Landrón (Don Omar) entró a la música como cantante cristiano en los 90, aunque pronto se dio cuenta que lo suyo era un sonido del underground boricua que tomaba forma bajo el nombre de “reggaetón”. Los primeros años no fueron muy exitosos, lo que cambió cuando empezó a trabajar con Héctor y Tito, específicamente bajo la tutela de Héctor.

En una entrevista en España durante la gira promocional de The Last Don, relató cómo nació un estilo de relación laboral y amistad que hoy tiene un término perfecto para describirlo: bromance.

“Empezó una buena amistad. Un buen día, Héctor me dijo ‘¿Sabes qué? Yo creo que tú puedes llegar a ser el mejor cantante de reggaetón de Puerto Rico’.

Yo le dije ‘no creo que pueda ser el mejor cantante de reggaetón porque el mejor cantante de reggaetón eres tú’.

Me respondió ‘no, de verdad creo que puedes hacerlo’. Le dije ‘pues, vamos a intentarlo, ¿por qué no intentarlo? Vamos a hacerlo'”.


Para el momento de esas declaraciones, The Last Don ya había vendido 500 mil copias del millón que eventualmente alcanzaría. En el intro del disco, Don Omar le dedicó unas palabras emotivas a “su hermano”:

“Gracias a Héctor, mi hermano. Solo tú sabes cuánto lloramos, cuánto nos fajamos. Gracias por producir mi primer trabajo”

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.