Entrevistamos a Hadrian y logramos llegar al fondo de muchas cosas que pasan por su cabeza

Martes 3 de abril. Tienes que entrevistar a Hadrian, ganador de la Batalla de los Gallos (2008) y uno de los máximos exponentes del trap local ¿Será distante, será simpático? Ya lo sabremos.

Son las 3 en punto y lo llamo por Whatsapp. Repica 6 veces y comienza la entrevista con un “¿Si, bueno?”. Con ustedes, Adrián Gabriel Salguero Mora. Acento encantador de la Ciudad de México.

La gente que conoce a un artista siempre se pregunta, ¿Por qué el nombre artístico? Debe ser algo muy significativo y con un profundo mensaje detrás de esto, pues no. No siempre sucede lo que esperamos y eso fue lo que pasó con él. Pensarán que fue por alguna experiencia religiosa, pero de hecho fue porque en sus primeras batallas se iba a presentar y le preguntaron su nombre, y su respuesta fue: Mi nombre es Adrián y al decir eso el señor de la batalla le explicó que no podía entrar con ese nombre, que necesitaba un sobrenombre y dijo: bueno, Adrián con H.

 

“No es la historia que todos esperaban que tuviera el significado, pero es muy sencilla”.

 

Su nombre es sonado por muchos en la industria musical por ser el Campeón de la Batalla de Gallos Red Bull 2008. Luego de esto siguió defendiendo su título hasta llegar el momento en que buscó su camino hacia la música pura, esta es su gran pasión.

Si le preguntas a Hadrian qué es lo que más le gustaba de las batallas te dirá que lo que hizo que entrara fue la curiosidad. ¿Curiosidad?, sí, y todo de la mano de Eminem. Con risas te va a responder que fue por la película 8 Miles. Sí, con risas, porque los artistas que escriben de odio, también escriben de amor y tienen sentido del humor.

El camino de Adrián Salguero comienza en el 2005 cuando descubre las Batallas de Gallo por primera vez y supo que todo lo que se hizo en 8 Miles, también se podía hacer en español. De esta forma, Hadrian decide entrar al ruedo.

El destino estaba escrito o eso es lo que creemos, pues después de esto ganó todas las batallas regionales en las que estuvo hasta llegar a la más grande. Tras 6 minutos de conversación surge la pregunta que todos nos hacemos al ver los videos de las batallas. Genera incertidumbre la respuesta pero igual hay que hacerla.

“Hadrian, ¿Escribes tus propias batallas?” A lo que responde que sí, hay mucha gente que duda de sus habilidades, pero hay algo que no saben. El estudio académico fue su herramienta fundamental.

La mayoría de las personas que van a las batallas vienen de lugares humildes, como Hadrian, pero el tuvo la dicha, “fortuna y bendición” de ir a la universidad y estudiar Comercio Internacional.

La lectura le dio las herramientas para defenderse en el round, leía siempre que podía, de la casa a la universidad y de esta al trabajo que tenía de mensajero, porque de hecho, trabajaba para pagar sus estudios. Tal vez por eso la gente llega a pensar que sus líneas eran hechas por alguien, pero lo que no saben es que Hadrian se había adelantado a la época.

Eso sí, afirma que hoy en día todo el mundo hace lo que él lograba en ese entonces.

“La música es lo que me apasiona bastante”.

 

¿Tras 10 minutos sacas la conclusión de cómo es realmente una persona? No lo sé, lo que sí veo es que Hadrian exponía en sus batallas temas culturales, sociales y citaba a autores de libros. Cuando subes al escenario para comenzar la batalla tienes que buscar todo lo que tengas en tu cerebro y lo que veas, y así logró ganar, por todo lo que había estudiado en su carrera.

“ Pasa que en las batallas de la nueva generación uno escucha lo que dicen y piensa que nunca se le pudo ocurrir eso, pero en efecto sí, porque está respondiendo”.

 

Luego de una explicación extensa sobre su credibilidad en las batallas, viene la incógnita, ¿un campeón Red Bull estudiando Comercio Internacional? Necesito saber el origen de esto.

Hadrian decide estudiar esta carrera por un motivo igual de sencillo que la H en su apodo. Esta vez la razón fueron sus padres.

 “Quisiera que mi historia fuera muy profunda, pero yo lo estudié para darle gusto a mis papás”.

 

Su padres le decían que estudiara porque así tendría otra alternativa en el dado caso que la música no se le diera.

 

“En todo momento quise formar parte del mundo corporativo y ser una persona normal, pero todo me orilló a la música”.

Logró lo que sus padres querían, un título universitario. Luego de esto se dedicó a lo que realmente le apasionaba, la música. Eso era realmente su sueño.

Luego de la historia de sus motivos universitarios volvemos a las batallas. ¿A quién esperaba para la Batalla de Gallos de 2008, Piezas o Mcklopedia? Y el ganador es MCKlopedia, porque su estilo era(es) único. Contó que ambos son muy grandes amigos y siempre se lo dijo, incluso, la forma en la que rapeaba Canserbero o lo hace Apache, le fascina muchísimo.

Hadrian es muy clavado al flow y por eso quería a Mcklopedia. Él sabía que en la final le tocaría contra él por sus habilidades, el carisma que tiene y la facilidad de ganarse a la gente. En ese momento sí hubiese sido una competencia súper fuerte porque habría contrarrestado las líneas que Hadrian lanzó en ese momento.  

Hay un nombre que no puede pasar desapercibido cuando se habla de rap en español y es Canserbero. Hadrian fue uno de los afortunados en conocer a este rey del rap. “Lo conocí justo en Maracay, Venezuela. Me tocó ser juez (hace 4 años) de unas batallas “Knock-out” que ganó Neutro, si no me equivoco, y estuvo Akapellah también concursando. Justo en esa ocasión tuve la fortuna de conocer y de compartir con Canserbero un momentico, era un poco introvertido, lo poco que alcancé a platicar con él, me pareció que era una persona muy agradable, muy sencilla”.

En ese momento decidió avanzar en sus colaboraciones musicales, ¿Cuál es su preferida? ¿Tendrá alguna que le gusta o dirá que todas le agradan? Y sí, tiene una que le gusta bastante, con Akapellah, Techo en Llama. Y no es solamente por la letra o la melodía, es por cómo se dio.

Fue una mezcla de vibras y de compartir antes de colaborar, y eso para él es mágico. Incluso la receta perfecta para que algo salga bien.

Hadrian no es una persona de colaborar con extraños. Tene que vivir experiencias con esos artistas para sentir la vibra y conectar en la música. Con Akapellah todo fluyó como debía ser, permitiendo que disfrutara el proceso. Además, Pedro (Akapellah) es una persona muy alegre, según el mismo Hadrian, y el entorno de esa colaboración “fue buenísimo”.

Como todo artista, tiene admiradores y muchos de ellos pedían a gritos en YouTube una colaboración con Jesse Baez, por lo que tuve que preguntarle. A lo que respondió muy entusiasmado que sí lo haría, de hecho, coincidió con él en un show donde era parte de el cartel.

No perdió la oportunidad de decir que al platicar con él le dio mucha buena onda y su música le gusta mucho, “es muy interesante y su composición es bastante buena”. No solo le gustaría colaborar con él, también con Álvaro Díaz.

Luego de 15 minutos recuerdo que Adrián estaba componiendo antes de que lo llamara y pensé que muchos artistas tienen rituales para componer, algunos extraños, ¿Adrián con H también será uno de esos?

Para él todo surge de diferentes manera, simplemente cuando llegue la inspiración. Por lo menos, en las mañanas sale a correr. Se despierta, corre y llega a su casa y compone, va al gimnasio, regresa y compone. Todo se resume en el deporte como musa que funciona para relajarse y dejar llegar la inspiración junto a un té o un café.

La composición para Hadrian es un hábito y forma de catarsis para expresar cada parte de su vida. Es un diario que necesita para sentirse completo y no hay día que no componga. Desarrolla premisas y las va escribiendo en el celular. Palabras o frases que luego den pie a ideas y temas, en efecto, no todas funcionarán, pero algunas si definirán un tema.

Otra de sus costumbres para este proceso es llegar y poner un beat y empezar a componer sobre el sonido y lo que le haga sentir.

Si bien todo suena sencillo, para él lo más difícil es cuando tienes la hoja en blanco y no sabes que idea vas a contar, hay momentos en los que no sale nada. Las técnicas de composición están de la mano a la emoción.

“Yo creo que tienes que ser sumamente emocional para poder componer”.

 

Entonces, ¿Es Hadrian una persona sensible? Y la respuesta es…sí.

“Yo una vez leí que la gente que tiene como labor ser creativo, son personas hipersensibles porque eso les permite captar y sentir cosas que no toda la gente logra percibir, y yo coincido con eso. Creo que a mi me sucede bastante”.

Al comienzo su música hablaba de temas sociales y tenía mucha irá o descontento en las letras, ahora tiene un poco de sensualidad y amor. Por eso quería saber si tenía un tema favorito. Y la respuesta fue distinta a la que esperaba, Hadrian me dejó muy en claro que todo iba de la mano de la madurez y las experiencias.

Si nuestro artista buscaba generar un apego hacia los demás tenía que buscar vivencias reales que junto a la vibra y atmósfera al grabar los hiciera relacionarse con su música. “Si de verdad lo viviste, sabes cómo interpretarlo”. El escoger un tema no sucede de manera mecánica.

Para Hadrian la música es autobiográfica. Todos los temas que compone son cosas que ha vivido y es por eso que todos los sencillos le gustan y le emocionan.

Sus comienzos se vieron como rapero y no cantante. En ese momento sus temas eran como una sátira social, político, retrospectivo, “raro y oscuro”. Pero todo viene de la mano con la madurez. Este crecimiento personal va con el crecimiento musical. Hizo que esta alma mexicana evolucionara en cuanto a su composición y así hablara de otros temas.

“Cuando uno es más chico lo que quiere es quejarse y sacar todo”.

 

“Para que esto suceda, lo que debes es curar cuerpo y mente, sacar todo lo que te molesta y luego avanzar a nuevos temas y propósitos. También es la edad, pues en la adolescencia, y pubertad, todo era diferente”.

 

“Quería gritarle al mundo lo que no me gustaba”.

 

Ángel y Diabla es el sencillo que está sonando más de lo que creemos desde hace casi un año. Me dispuse a buscar información de sus seguidores, y así como hay muchos, también hay personas que acusan a Hadrian de ser falso, vendido y no tener identidad por hacer un género diferente al rap que estaban acostumbrados. Pero al parecer se ha hecho costumbre criticar y ofender a los raperos que expanden sus estilos musicales.

Hadrian nos decía que a Akapellah le sucede lo mismo, a Neutro y también a Ramses.

“La gente le teme al cambio”.

 

A las personas radicales no les gustan los cambios porque los desconciertan. Uno de los motivos por el cual criticaban a Hadrian era porque decían que se estaba vendiendo, a lo que él refuta diciendo que no está mal que vivas de tu arte, y querer expandirlo no está mal, “es válido”.

La música es un espiral que va cambiando y la gente que no evoluciona con el espiral se queda en el pasado. “ Y yo no quería eso, yo quería seguir vigente, seguir haciendo cosas”.

“Yo creo que a estas alturas ya nadie sabe lo que es comercial o lo que es underground. Como hay tanta música, puede que alguien saque un tema y sea un hit de manera involuntaria o puede que alguien haya invertido muchísimo en un tema y no suceda nada”.

Lo que la gente no sabe, o no quiere ver es que lo músicos evolucionan por necesidad creativa. Bueno, no vamos a generalizar, pero este fue el caso de Hadrian, él quiso cambiar porque ya no estaba a gusto con lo que hacía.

“Mi sueño fue cantar”.

 

Desde pequeño siempre quiso cantar, antes de rapear. Por circunstancias económicas no pudo hacerlo hasta que pagó clases de canto y trabajó fuertemente para poder llegar a interpretar una canción en escenario. “Sin Auto- Tune y poder defender las canciones que tenía grabada, que la gente cuando las escuchara se fuera contenta”.

Ante la monotonía y cansancio de la rutina, nuestro protagonista decide hacer un disco en el 2012, Gran Maestre. Lo cierto es que este disco fue con pura inspiración, no había un estilo claro, era la música que Hadrian quería escuchar y lo que le gustaba en ese momento.

Para su creación, fue a Monterrey y tardó tan solo una semana en tener lista la producción discográfica. Y sin expectativas, fue el primer trap de México y es reconocido por Vice como el primer en hacerlo en su país. Eso dejó en claro que Hadrian no buscaba aprovecharse de un mercado preestablecido porque antes de él no había nada igual en México.

6 años después ya existe un mercado que ha evolucionado de la noche a la mañana. “Si yo me hubiese lanzado al barco ahorita, sí tendría razón la gente que dice que lo hice por dinero”.

El cambio de música vino con un cambio en la vida que él mismo se estaba exigiendo, que su parte creativa le exigía. Ya no se sentía feliz con lo que hacía. Por lo tanto, habían dos opciones: Hacer feliz a toda la gente o hacerse plenamente feliz a él mismo. Además, Hadrian quería cantar, sentir el R&B, el beat y entrar al estudio.

View this post on Instagram

Esto es por ustedes, mi gente!!

A post shared by Hadrian (@__hadrian) on

Suena sencillo pero el proceso no fue fácil, para el Gran Maestre los productores tuvieron que ayudar y “meterle magia”. Por eso perfeccionó la voz gracias al equipo de productores que le exigían cada vez más. “Y me daban una regañada que ni tú te imaginas”.

¿Es Adrián Salguero exponente de un solo género? No, no lo es. Aprendí que es una persona con muchas ramas creativas incapaz de encasillarse en un solo género. “Como soy tan inestable en la parte creativa, el día de mañana podría estar haciendo una cosas que ni yo sé qué sea”. Para Hadrian quedarse en un género se puede convertir en una jaula.

“Una vez escuché en un documental de Jimi Hendrix que lo criticaban por tocar géneros distintos y hacer mezclas raras de sonido. La gente le preguntaba ¿Qué estás haciendo, Jimi? Y él respondía: estoy haciendo mi música. Un género es una jaula. Yo no quiero vivir en una jaula, quiero ser libre y poder hacer música”.

El futuro es incierto, por eso, a Hadrian le gustaría que vean la música por lo que es, música. Sin clasificar porque todo cumple la misma función: mover emociones, manipularlas y hacer que la gente se identifique.

View this post on Instagram

🗣

A post shared by Hadrian (@__hadrian) on

De cierta manera esta inestabilidad creativa, como él la llama, viene desde el hogar. Cuando era pequeño iba por la cocina y sonaba música cubana, si iba al cuarto de sus padres escuchaba Trío, si pasaba por el cuarto de su hermano escuchaba rock y por último, si iba al cuarto de la hermana estaba escuchando pop. Todo esto lo ayudó a no cerrarse en el ámbito musical o a no juzgar la música.

“Ojalá siempre tenga esa chispa y esas ganas de seguir evolucionando(…) Creo que eso también fue un error mío, al admitir que era rap o hip-hop y ya al final fue contra producente”.

 

Quién sabe, tal vez un día Hadrian esté en un concierto y cante con mariachis. De hecho, lo hace en sus shows. Cuenta, que al comienzo la gente decía que estaba loco y luego se fueron adaptando a su estilo de interpretación. El repertorio de sus espectáculos va desde El bueno, el malo y el feo, un disco conceptual que tenía tres temas que separados eran diferentes pero tenían una misma relación, y  da pie a Gran Maestre y luego Ellas. Este último tiene de todo un poco, jazz, bossanova, entre otros.

Hay canciones que nos gustan a todos, y la salsa en uno de esos géneros que todos apreciamos de cierto modo, por eso, antes de finalizar tenia que saber cuál era su preferida. “Me gusta mucho Fruko y sus Tesos y su canción El Preso. Todas las de el Grupo Niche, y digo, a quién no le gusta las de Héctor Lavoe y Willie Colón, Rubén Blades con Camaleón y Pedro Navaja. Y Dilio y Gitana, creo esta es mi favorita”.

“Me gusta mucho bailar, soy súper bailarín. De verdad a veces no cumplo con el perfil del rapero ese duro, todo malo. Me gusta ser una persona feliz sin ponerme esas barrera yo mismo, de decir que soy rap real, underground. Sí se puede bailar, en el hip-hop está el breakdance”.

Estamos en el 2018 y como bien lo dice Hadrian, el mundo ha cambiado y gracias a YouTube la gente abre su mente y acepta nuevos temas y diferentes variantes. Como todo artista, buscaba que lo siguieran en su país y conquistar a todo el continente de Norteamérica y Centroamérica y lo ha logrado bajo la tutela del Internet.

“Esto perjudicó y también muchas veces me ayudó. Gracias a las redes puedo ver comentarios desde España, por lo menos, a mi me sirvió muchísimo colaborar con personas de Venezuela. Creo que mucha gente de Colombia, Argentina, Venezuela y Estados Unidos me escucha. Desde Texas, y todo el mundo latino en USA. Los mismo mexicanos que se fueron y andan allá me apoyan y se sienten orgullosos”.

En la ola de Internet vinieron las redes sociales, creo que todos sabemos esto, pero hay un dato curioso que nos reveló Hadrian a los 36 min de entrevista: No es de las personas que les gustan las redes. Antes, al comenzar solía estar en ella y ver los comentarios y responder o “pelear”. Por eso mismo tuvo que alejarse de eso, no era sano. “Esto no es para mi, no lo se controlar. Creo que soy malo para el manejo de redes sociales”.

“ El que mi música se conozca es el mejor pago para mi”

Hadrian es un chico enamoradizo, pero ¿Cómo vemos eso en su carrera artística? Viene por haber vivido, eso me dijo. Siempre ha sido una persona sensible y emocional, como todos. Muchas de sus canciones tienen que ver con el amor, si no es de pareja es incluso por uno mismo.

De ahí puedes provocar tu misma inspiración y provocar ese romanticismo. “No busco que mis letras sean tan explícitas como el trap. Lo que yo busco en mi composición es esas metáforas que a mi, en lo personal, me mataban”. Hadrian es vieja escuela adaptándose a los ritmos nuevos. “Me imagino cómo sonaría un José José en un trap y ahí voy. En lugar de Leo Dan podría ser Leo Trap ft Ozuna”.

Después de 40 min. lastimosamente la entrevista estaba llegando a su final, por eso, tenían que venir las preguntas más extrañas que nos hacen conocer a nuestros artistas desde otro punto de vista.

Habló de Jimi Hendrix, así que le pregunté si le hubiese gustado estar en una banda de rock. A lo que respondió: Nirvana. “Aunque era un grupo bastante depresivo”. Si nombramos alguna mexicana sería Café Tacuba. “Me vibraba mucho su música, me erizaba la piel. Cuando veía a Kurt Cobain todo introvertido con las manos en su suéter me causaba impresión”. Lo que más le llamaba la atención era esa personalidad de los cantantes con aires de introversión.

¿Existe un rapero, cantante, universitario, bailarín y bueno en los deportes? A Hadrian le gustaba mucho el baloncesto. Para sorpresa de muchos, era muy bueno. “Incluso, cuando iba en la prepa le llegaron muchas ofertas de escuelas particulares para poder tener una beca”. Por la situación económica esto no fue posible, ya que las becas no cubrían el 100%.

Todos los ritmos le gustán, era de esperar por el entorno en el que creció. Lo único que no le gusta es la banda mexicana que canta la música típica, pero es algo que nunca le ha gustado. “No digo que esté mal o que sea malo, solo no lo escucho. No me llama la atención”.

Hadrian decía que era bueno en baloncesto, ¿será malo en algo? Y lo es, encontré su debilidad. Es malo en la tecnología, “en la redes sociales, en lo que hay que actualizar, teléfono, computadora. En todo eso soy malísimo, de verdad”.

Generalmente hay un grupo de personas en el mundo que resalta por ser extraña. Así que quise saber si a Hadrian le había pasado algo extraño con algún fanático. “Hay gente que le pone Adrián con H a sus hijos y me mandan la foto del acta de nacimiento, o se tatúan súper cerca de la cara la H de Hadrian. La última vez un tipo me dijo “te estuve escribiendo porque era el día de mi boda y quería que cantarás pero nunca me contestaste”.

“Me gusta mucho el cine, antes podía ver 2, 3 películas diarias, pero con el poco tiempo que tengo ahora se me hace complicado. He tratado de no perder ese hábito”. Estas son sus tres películas favoritas: una va de la mano de Francis Ford Coppola que cuenta una historia de Charles Bukowski, Song to Song de Thrones Malik y pensando en las más nuevas tiene a Operación Red Sparrow.

Mencionó la palabra tiempo, y al sacar cuentas me percaté que tuvo una época desaparecido de la movida musical, y esta fue la razón: “Justo cuando ocurrió eso fue porque estaba pasando por un proceso en una disquera con la que había firmado”.

Hadrian había firmado con un disquera regional mexicana (Remex) que no era parte de su estilo musical porque apenas quería abrir lo urbano, pero por la emoción de que alguien lo firmara accedió. No fue una mala disquera, simplemente no seguía sus mismos ritmos musicales.

“No era la disquera para mi, estaba dirigida a otro tipo de artistas”.

Con todo este proceso de salir de la disquera ,en buenos término; decidió alejarse hasta que regresó, eso sí, seguía componiendo. Hoy en día las cosas han cambiado y está firmado con Warner Music.

“El equipo de trabajo que tengo ahorita es justo el equipo de trabajo que siempre quise tener”.

¿Cómo quisieras ser recordado en la música?

Como una persona libre. Como un exponente que nunca tuvo miedo, nunca tuvo barrera. Como alguien que puso un granito de arena para que la música en mi país evolucionara. Yo creo que el mejor legado que uno puede dejar es que a la gente le guste la música, siga yendo a los shows o los veas en los videos. Por la época es complicado pero a mi me gustaría dejar un legado de, quizás, no se, como Juan Gabriel. Él hizo un legado que dejó huella e hizo eco. Mi legado será el que otra persona cante mis canciones”.

Después de leer todo esto sabemos que tienes ganas de verlo en vivo, aquí te decimos dónde:

 

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.