Leyendo ahora:
¿Cómo llegó el autotune a nuestras vidas? Conoce la historia del programa que revolucionó la música

¿Cómo llegó el autotune a nuestras vidas? Conoce la historia del programa que revolucionó la música

Corregir los fallos tonales de cantantes e instrumentos es algo que ha acompañado a la industria desde el principio, vamos que por más talentoso que sea un artista, siempre existen errores durante los procesos de grabación y hace 60 años no existía esa herramienta mágica llamada autotune, de modo era mucho más complicado hacerlo.

El camino hasta los programas especializados en corregir tonos ha sido largo, y empezó por hacerse de forma manual, por ejemplo, durante las grabaciones de cantantes como Héctor Lavoe en los 70, si existía algún fallo en la entonación del prodigio de Puerto Rico debía grabar nuevamente la toma donde estaba el problema, la corrección se basaba en hacerla de nuevo, así que puedes imaginarte cuanto tiempo y trabajo tomaba crear un disco.

La llegada de la tecnología multitrack a mediados de los 70 simplificó un poco el proceso, ahora solo bastaba con ir a la zona problemática y grabar solo esa parte, no era necesario hacer de nuevo toda la toma, sin embargo, seguía arrastrando ese método manual donde rehacer el trabajo era la fórmula.

Pero mira que la tecnología no para y los ingenieros de software y sonidos veían posibilidades infinitas en este campo, así el proceso de corrección empezó a hacerse a través de samplers y equipos que manipulaban el pitch de las tomas de sonido, pero en los 90, la gente de Antares dijo hágase la luz y trajo la claridad a este espacio con su Autotune.

Autotune llegó como la primera herramienta automática de corrección tonal, en un proceso simple donde el programa analiza la señal entrante y determina el tono en el que se encuentra, si se usa en modo automático, el software determina la nota más cercana y acerca el sonido a ese tono, de lo contrario queda de parte del usuario elegir la nota que considere y hacer la corrección.

Así funciona la herramienta a grandes rasgos, y se convirtió en un súper aliado para todos los productores, sin embargo el software podía dar más y en 1998 con Believe de Cher quedó demostrado.

Esta rola revolucionó con el sonido electrónico que traía la voz de la cantante, un efecto revolucionario que enloqueció a la industria y convirtió esa rola en un clásico, los responsables de este asunto fueron Mark Taylor y Brian Rawling, quienes querían cuidar la fórmula secreta de este éxito basado en el uso excesivo de los valores del Autotune.

Estos tipos descubrieron que al llevar los valores de corrección al máximo el programa reemplaza muchas señales de la voz natural con un efecto robótico que resultaba bastante agradable y que decidieron en las voces de Cher. De ahí en adelante todo es historia, T-Pain aún teniendo una voz excelente fundamentó su carrera en este efecto de vocoder, que se popularizó mucho más haciéndose presente en casi toda la música actual.

Hoy existen decenas de opciones similares al autotune que logran es efecto tan buscado, Melodyne es una de estas soluciones que además apareció con la ventaja de tener un mayor grado de precisión que el autotune permitiendo editar notas individuales.

La corrección de tono no es un pecado e incluso ha acompañado a la industria desde su nacimiento, autotune fue una herramienta revolucionaria que además de facilitar los procesos de producción trajo a la mesa un nuevo sonido que se convirtió en tendencia y continua siendo parte del mercado musical.

 

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.