“Lemonade” de Beyoncé o cómo ganar millones con una infidelidad

La exclusividad de TIDAL se acabó. El 23 de abril de 2019, exactamente en su tercer aniversario, el álbum Lemonade (2016) de Beyoncé apareció disponible para todos en Spotify y Apple Music.

Puedes llamarlo el sexto álbum de “Queen B”, un proyecto ganador de premios Grammy o uno de los mejores lanzamientos del siglo. Aquí, lo definiremos como la máxima expresión artística de la frase, “al mal tiempo, buena cara”.

En febrero de 2016, Beyoncé estrenó Formation como un RKO de Randy Orton: de la nada. Con un claro mensaje de empoderamiento negro, parecía que se acercaba una producción discográfica centrada en el tema racial, pero “Bey” había preparado algo más íntimo.

El 23 de abril, con la misma imprevisión del lanzamiento de Formation, sorprendió con Lemonade. Las primeras palabras del álbum: “puedo saborear la deshonestidad, está en tu aliento”.

Quizá te interese:
Ads Vidaprimo


Sacrilegio

Beyoncé y su esposo JAY-Z, trataban su intimidad de manera sagrada. Por mucho tiempo, a partir de su primera colaboración en 2002, abundaron los rumores de noviazgo. Ellos no los confirmaron ni negaron hasta que fue bajo sus términos en 2008, cuando revelaron que se habían casado en secreto.

La supremacía del amor sobre la fama y el dinero es un tema constante en Lemonade. En Love Drought, le explica a su alma gemela que no le importan los reflectores, “pasaría el resto de mi vida en la oscuridad por nuestro bien”. En Hold Up, le recuerda que las mujeres que ahora lo buscan, “solían mentirte, esconderse de ti”, pero ella no.

Ella lo encontró, se dio cuenta de que eran el uno para el otro y supo que lo respaldaría aunque jamás hubiese logrado una fortuna. Antes de Lemonade, Beyoncé nunca había estado dispuesta a despojarle la intimidad a su relación ante el público, hasta que él la profanó engañándola. No era una venganza, se trataba de su propia resiliencia pública.


Se abre la caja de Pandora

La pareja no era ajena a rumores de infidelidad de parte de JAY, pero siempre se mantuvieron al margen del drama público, hasta que en 2014, se filtró un video de seguridad de un elevador, en el que aparece la hermana de Beyoncé, Solange Knowles golpeando a su cuñado, mientras “Bey” parece inerte a un lado.

Fue como verter litros de gasolina en un incendio forestal, que halló una mina con dinamita dos años después. Lemonade, descrito como un “álbum visual”, llegó repleto de letras directas sobre una infidelidad sufrida (“qué es peor, ¿parecer loca o celosa? ¿O haber sido pisoteada últimamente?”) y metáforas en los videos.

¿Acaso se refería a la eternamente rumoreada aventura de JAY-Z con Rihanna? ¡No! “B” nos dio la supuesta imagen mental de la mujer con la que su esposo pudo serle infiel, en el outro del tema Sorry.


¿Quién es la mujer blanca del “buen cabello”?

“Mirando a mi reloj, él ya debería estar en casa. Hoy me arrepiento del día en que me puse ese anillo. Él siempre tiene esas putas excusas. Le rezo al Señor para que me reveles la verdad (…) Solo me quiere cuando no estoy cerca. Será mejor que llames a Becky, la del buen cabello”.

“Becky” es un término de la jerga de la comunidad afroamericana, usualmente usado para referirse a mujeres blancas, que usualmente tienen cabello liso (“buen cabello”), a diferencia de los rizos característicos de algunas mujeres negras.

La Beyhive (fans de Beyoncé) se puso la tarea de averiguar a quién se refería su ídolo como la mujer con la que JAY, aparentemente, la engañó. Las dos más señaladas fueron:

Rachel Roy

La diseñadora se vio en el ojo del huracán tras subir a Instagram una foto acompañada del mensaje, “con buen cabello, no importa nada más”, tras el lanzamiento de Lemonade. Roy había trabajado años antes en la marca de ropa Rocawear de JAY-Z, y estuvo casada con Dame Dash, ex compañero de negocios del rapero. Ya los habían vinculado románticamente tras la pelea en el elevador de JAY y Solange.

Rachel sufrió miles de ataques (hasta editaron su perfil de Wikipedia). Desmintió las acusaciones en Twitter, donde expresó que “respeto los matrimonios (…) lo que no debe ser tolerado es el bullying”.


Rita Ora

La señalaron por subir una foto en la que salía con el mismo vestido que usó “Bey” en el video de Formation, y otra luciendo un bra con diseño de limón (“lemonade”, “limonada”) y un collar con una letra “r” al revés que parecía una “j”. Ante tanta presión, tuiteó que no tenía más que respeto para Beyoncé.


Era una cacería de brujas, la Beyhive estaba dispuesta a todo con tal de hallar a la culpable. La escritora principal de Sorry, Wynter Gordon puso fin al debate en una entrevista de 2018, rechazando que se tratara de una persona real y mucho menos de una mujer blanca:

“Para mí, (Becky) no era nadie. Para mí, cuando estaba pensando en mi canción, era como Jolene de la canción de Dolly Parton. Era una metáfora. Con ‘la del cabello bueno’, solo quería decir que estás saliendo con una chica negra de piel clara”.


Rodeada de infieles

Beyoncé se desahogó a través de Lemonade, revelando la falta de lealtad de su esposo y la de otro de los hombres importantes de su vida.

Su padre, Matthew Knowles manejó su carrera desde la adolescencia hasta el 2011, cuando su hija lo despidió. La razón de su despido, depende de la persona a la que le preguntes, tuvo que ver con problemas legales o un conflicto con JAY-Z.

Ese mismo año, antes del final de la relación de negocios, se formalizó otro final en la familia: el divorcio de Matthew con la madre de Beyoncé, Tina Knowles. Estaban separados desde 2009, tras revelarse que el hombre había tenido un hijo con una amante.

En el sexto tema del álbum, Daddy Lessons, la “abeja reina de la colmena” cantó sobre el consejo que le dio su padre sobre cierto hombre: “mi papi me advirtió sobre hombres como tú, me dijo: ‘bebé, él está jugando contigo; cuando los problemas vengan a la ciudad y hombres como yo aparezcan’, mi papi me dijo que disparara”.


Más fuertes y más ricos que nunca

“Becky, la del cabello bueno” y el resto del álbum fue la sensación global del año. En 2016, la fortuna de Beyoncé fue estimada en 265 millones de dólares por Forbes. Lemonade salió en abril y se posicionó en el tope de las listas de ventas. La gira mundial procedió a recaudar 250 millones de dólares.

Para el 2017Forbes valoró el capital de “Bey” en 350 millones de dólares. Oficialmente, ella y JAY-Z se convirtieron en un matrimonio milmillonario, anunciaron que esperaban gemelos y se mantuvieron juntos como una power couple monolítica. JAY afrontó la infidelidad en el álbum 4:44  (2017), pero esa es una historia para otro día.

¿Aceptarías mantener una relación con la persona que te engañó a cambio de 85 millones de dólares?

Lee a nuestros amigos de Vidaprimo: Repasa las mejores presentaciones de los Premios Billboard Latino

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.