Los “industry plants” y su relevancia en la industria musical

Todo lector interesado en la cultura del Hip-hop que utilice Internet para buscar información, eventualmente leerá o escuchará sobre los “industry plants”. Esta palabra carece de una traducción en español aprobada, pero podríamos decirles: “plantas de la industria”. Pero ¿qué tiene que ver esta referencia de la jardinería con la música rap y su mercado musical?

Así como una planta es sembrada por un agricultor que luego procede a regarla para hacerla crecer hasta convertirse en un organismo completo, los “industry plants” son “sembrados” (introducidos) por una gran disquera, que luego procede a invertir dinero en ellos para hacerlos funcionar y luego recuperarlo cuando se convierten en artistas exitosos. Obviamente este no es un término oficial, no hay ningún ente regidor de la jerga, pero es una definición que puede establecerse.

Artistas prediseñados

Y es que seguro te estás preguntando, ¿quiénes son los industry plants que conocemos? ¿Deberíamos menospreciar a estos artistas que tomaron el “camino fácil” al éxito? ¿Cómo puedo ser un industry plant? Estas preguntas son más complicadas de responder.

Incontables líneas se han escrito acusando a nombres como Travis Scott, Post Malone, Billie Eilish, Russ, Clairo o Chance The Rapper de haber sido plantados. la mayoría de ellas basadas en mera especulación (en el caso de Russ y Clairo, sus padres son altos rangos de exitosas firmas de marketing y publicidad) sobre sus apariciones en redes sociales, sus trabajos pasados, entre otras cosas. Pero ninguno de estos son factores decisivos en un mundo como el musical que tiene un montón de chicos poco estándar haciendo cosas de chicos.

Quizá te interese:
Ads Vidaprimo

Paramore fue una de las banderas de la tardía música punk, con su estética DIY y su estatus como miembros de Warped Tour, pero se ha confirmado un sinfín de veces que no eran más que un ensamble creado por los A&Rs de una disquera para que Hayley Williams tuviera una exitosa carrera.

La familia de Lorde firmó un contrato con Universal cuando ella tenía 13 años para que le pagaran productores, clases de escritura, de canto y otras cosas. Travis Scott por otro lado, empezó su carrera codeándose en estudios con súper productores de la industria como Mike Dean y Just Blaze. El mundo musical no es heterogéneo y no funciona de manera lineal.

Mientras tanto Billie Eilish, uno de los fenómenos más destacables del panorama musical actual, aun crea y graba sus canciones en la habitación de su hermano en una casa de clase media en California. Pero como sus padres tienen un background sutilmente artístico, el Internet en general se ha hecho eco de que Billie es supuestamente un producto diseñado por una maquinaria empresarial parte de una industria de millones de dólares.


Reconociendo una “planta”

Este siempre ha sido un tema bastante polémico. ¿Quién de nosotros tiene derecho a señalar a un artista como falso y creado? ¿Todos? ¿Nadie?

El tastemaker, blogger y mánager de la industria Adam22, comenta en su video titulado Todo lo que has querido saber sobre industry plants, que cada día es más difícil reconocer a uno.

“Todos los días hay más industry plants porque las disqueras se han hecho tan buenas reconociendo el talento, que hay ocasiones en que inclusive la disquera descubre a las personalidades antes que los mismos fans lo hagan. En ese punto se ocupan de trabajar con su sonido y su imagen para perfeccionarla.”

Cada día la línea entre planta y artista con crecimiento orgánico es más difusa. Si en el 2000 un chico de Arkansas, estaba un día de repente grabando con Dr. Dre en Los Ángeles, donde una hora de tiempo de estudio puede costar más de $10.000, hoy un chico como Lil Nas X puede usar publicidad inteligente y su conocimiento de redes sociales para crear una canción en su casa con un beat comprado de Internet y convertirla en el mayor hit de la época del streaming desde el auge de Drake el año pasado.

El Internet ha juntado todos los sectores y especialmente son los artistas indies quienes se benefician de ello. Antes del Internet alguien como Tyler The Creator The Weeknd no hubieran llegado a ningún lado, y hoy en día son los abanderados del movimiento indie de la música.


¿Es malo ser un industry plant?

Por supuesto que en el caso de que una persona fabricada se vuelve famosa porque ciertas personas con mucho dinero decidieron invertirlo en ella, es fácil estar en contra de la práctica. Pero en el otro lado de la moneda se encuentra el hecho de que la gran mayoría de los artistas, que son apoyados por una disquera, usan este poder para magnificar su identidad como artistas.

¿Imaginas un mundo el que Kanye, Drake, Eminem o Jay Z nunca hubieran recibido dinero para crear música? ¿Que Lil Pump hubiera tenido que lavar platos en un McDonald’s o vender drogas en un callejón para poder costear las horas de estudio en las que grabó Gucci Gang? Obviamente estos artistas no son ni remotamente industry plants, pero participan y compiten en el mismo campo.

Si hay alguna conclusión sólida, es que la industrialización y sobrecomercialización de la música por parte de las disqueras, afecta tanto positiva como negativamente a la industria en general. Y también es un asunto del punto de vista del espectador. Pero son parte de la realidad actual y definitivamente toda la música que escuchamos actualmente.

El industry plant no es un fenómeno inherentemente negativo en relación al juego musical, especialmente cuando hay talentosos artistas como The Beatles y Michael Jackson que en el pasado llegaron a la máxima cumbre mundial de la música, de manos de power players y ejecutivos atentos.

Lee acá a nuestros amigos de Vidaprimo: “Guayo” es el junte entre Zion & Lennox y Anuel AA”

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.