MGK encontró una manera de salir más humillado del beef con Eminem

Cuando Machine Gun Kelly estrenó Rap Devil y se sumergió por completo en el beef con Eminem, dijimos que tenía todas las de ganar. Un conflicto con el rapero más famoso del mundo se traduce en exposición, ventas, streams, respeto y un sinfín de beneficios. MGK desafió las expectativas y encontró una manera de salir más humillado.

No nos referimos a Killshot (“disparo asesino”), el vandalismo lirical de Eminem a la carrera de Kelly porque era de esperarse. Verán, la deprimente historia del fin empezó con una foto que publicó MGK en Instagram acompañada por el pie de foto “falló, fue un disparo en la pierna” (parafraseado). Aparece con una camisa que tiene la portada de Killshot estampada, alzando el dedo medio y lo acompañan miles de personas del público con el mismo gesto.

Un enorme “jódete” a Eminem con el apoyo de un estadio repleto de personas, una jugada maestra que era demasiado buena para ser verdad.


La verdad salió a relucir al finalizar el show. Varios de los que estaban presentes en el público contaron que MGK tenía una chamarra puesta y les pidió que sacaran sus dedos medios para la cámara, ocultando el verdadero objetivo. Al darles la espalda, se quitó la chamarra y tomó la foto.

El público se dio cuenta y lo abucheó. Kelly intentó rapear su canción contra Eminem, Rap Devil y los abucheos empeoraron. Resaltemos que no era su concierto, pues es el telonero de Fall Out Boy.

https://www.youtube.com/watch?v=WJZD8pa1VI0


La noticia se difundió y las burlas cayeron como lluvia. Hasta Residente lo pateó y dijo que una de las rimas de Rap Devil era de las “mayores mierdas” en la historia de las batallas de rap.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.