”Mirrorland”: El mundo de fantasías que nos presenta EarthGang

No es frecuente que el realismo mágico se filtre en el Hip-hop, pero el viaje a Mirrorland se desarrolla como un cuento de hadas sobre mucho ácido. Las imágenes son vívidas, con influencias musicales lo suficientemente poco convencionales como para ser dignos de este viaje. Tras comparar el inicio de su debut en Dreamville con El Mago de Oz, de L. Frank Baum, no es de extrañar que el tan esperado álbum de EarthGang esté lleno de explosiones coloridas.


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo


En el centro se encuentran Wowgr8 y Olu, proporcionando a Mirrorland una reflexión sobre la cual se pueden construir las reglas de su mundo. Nada está demasiado lejos de la realidad y, sin embargo, todavía estamos cómodamente atrincherados en el territorio de sus inspiraciones. Afortunadamente, nuestra visita está asegurada por dos magníficos guías turísticos.

Este álbum no ha sido lanzado al azar. Se ha trazado de una manera meticulosa acorde con los verdaderos visionarios. Aunque los raperos a menudo se juzgan según criterios como el lirismo y el flow, la paciencia no debe dejarse sin debate. Ha pasado mucho tiempo desde que los amigos de EarthGang pusieron voces en el juego. Ahora, con J. Cole parado firmemente en su esquina, las puertas doradas de Mirrorland se han abierto a las masas.

El álbum se abre con LaLa Challenge que prepara el escenario con un extraño instrumental. Los acordeones simulados y el bajo crean una combinación increíble, que se desliza descuidadamente bajo el estilo de Olu. A medida que avanza su verso, se vislumbra la profundidad de su destreza vocal. Parece alterar su cadencia con poco esfuerzo como si hubiese nacido para ello. Wowgr8 Se desliza a través de un flow agradable, consciente de su historia personal y los peligros de su entorno.

El alocado sermón continúa con Up, un encuentro frenético que hace que ambas partes se pongan en marcha de una manera única. Es interesante examinar EarthGang como letristas. Nunca son muy pesados ​​en las líneas, aunque sus palabras siguen siendo impactantes a través de imágenes fuertes y la dirección emocional. Nunca hay lugar para el relleno. Ambos hombres han pasado por las trincheras, han sentido amor y pérdida. Canciones como Swivel destacan lo último y This Side lo primero.

El contexto es una pieza integral del rompecabezas. Un mensaje puede haber tenido un significado completamente diferente si se posicionó anteriormente en la lista de canciones. Como nuestros guías de confianza, EarthGang se contenta con proporcionar libertad. Nos permiten deambular dentro de su universo repleto de fotografías panorámicas. Hay sombras de ATLiens, de Outkast en Mirrorland. No solo en su poesía abstracta, sino en su enfoque del ritmo y la estructura del álbum.

Eso no quiere decir que nuestro viaje sea una copia. Los hombres alternativamente conocidos como Dot y Venus se encargan de eso, asegurándose de dejar un montón de sorpresas en el camino. Como presentadores y vocalistas, ambos aportan mucho a la mesa, quedando igualados con el mismo tiempo de grabación en todo momento. Como narradores, generan confianza desde el principio, dejándonos contenido para ser guiados a donde ellos elijan. Su versatilidad sorprende.

El impactante Bank se siente único en un entorno tan desconocido, aunque cercano al sonido característico de Atlanta. En pocas palabras, ningún otro acto podría haber entregado algo como esto. Un matrimonio perfecto entre lo práctico y lo imaginado. Estos no son vuelos de fantasía, sino historias que se desempaquetarán y analizarán a través de una variedad de opiniones.

Lo extraño es que es casi seguro que cada uno de nosotros tenga una opinión diferente. Calificar álbumes tan matizados como Mirrorland se siente como un esfuerzo gigantesco, ya que es un álbum que debe escucharse demasiadas veces. Para eso está diseñado. Es completamente seguro que el sabor que te deja la primera vez, es muy distinto al que te dará cuando lo hagas unas 5 o 6 veces más.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.