Enseñanzas que nos dejó Nach con su nuevo álbum, “Almanauta”

Nach escuchó por primera vez la versión masterizada de su álbum Almanauta en agosto. Su conclusión elevó las expectativas hasta el espacio exterior, “yo creo que es mi mejor disco”.

Dos meses después, el proyecto producido mayormente por Pablo Cebrián está disponible en todas plataformas. Dejamos en tus manos decidir si es su mejor trabajo o no, nosotros preferimos rescatar las enseñanzas que nos dejaron sus canciones.


Según el concepto detallado por el propio Nach, se inspiró en el alma como un universo “inmenso, misterioso y maravilloso por navegar y descubrir”. Notamos que se manifiesta varias veces el ideal del ser humano más allá de los confines físicos y del apego a lo material.

La canción final del álbum, Cuando Ya No Esté habla de la muerte y el inicio de la vida después de ella. Se pregunta cuánto tiempo le queda en este mundo, consciente de que el tiempo no perdona (“los años vuelan, consumen la llama en mi vela”).

Cuestiona qué ocurrirá con sus recuerdos, “los besos que he dado” y los paisajes que ha observado. No lo hace por aferrarse, está en paz con su partida a un lugar donde “se revelerán los misterios de toda la existencia”. Espera que en la estratosfera “haya más paz” que le permita “ser luz y crecer como un astro”.

Así se conecta con el track epónimo del disco, en el que le pregunta al oyente si se ha dado cuenta “que las estrellas que hoy brillan ya hace milenios que murieron”. El consejo está allí para todo el que crea en la vida más allá del plano físico, las dudas son humanas pero no dejes que perturben tu paz interior, acepta tu destino.


Nach también entrega una lección para los que creen que no existe un “después”. En Espero Que Comprendas habló del ciclo de nacer y morir, reconociendo que es efímero “todo lo que tenemos y todo lo que tememos”, por eso es que en el intro expresó que “dejé mis miedos en el cementerio y con cada escombro he creado un imperio”.

No permitas que el temor defina tu futuro, deshazte de él para que puedas cumplir tus metas. Quiere que entiendas que el camino al éxito que anhelas conlleva sacrificios y esmero, por eso en Los Dos Lados del Telón contó lo que le costó obtener y mantener su estatus de leyenda.

“A un lado el autógrafo, la foto, el puño en alto. Al otro, el combate y los golpes de cada asalto (…) A un lado, el mar que surfeo, los trofeos que me gano a pulso. Al otro lado, los fantasmas que no expulso”.


Puedes disfrutar o estudiar Almanauta. Un Momento Clave en el Planeta trajo una frase sencilla que puede ser catalizador de debates sobre la tecnología y su impacto en la interacción entre personas: “pantallas táctiles, más que nuestros cuerpos”.

El B entregó sin egoísmo uno de los mejores versos de su carrera en Héroes Comprometidos, resaltando cómo los sistemas opresivos manipulan a las personas para que sientan que quedarse calladas ante las opresiones es lo mejor para evitar represalias: “pagué el precio por mi opresión a ley de necios y su desprecio que ofreció el silencio como protección”.

Art Killer (“asesino de arte”) probablemente se creó para criticar a los empresarios desalmados y concienciar a los consumidores, pero también se puede interpretar como un llamado de atención de Nach a sus colegas, especialmente a los artistas pop que tal vez son cegados por los ejecutivos de las grandes disqueras para difundir mensajes a través de su música que no hacen aportes positivos. Ya entendemos porqué opinó que es su mejor obra.

“Te seca el corazón para que pienses en cifra y en cuentas. Te pone vendas, que tapen las cosas que siembras, intenta que dependas de lo que compres o vendas, se inventa deudas, no quiere que comprendas más”.

View this post on Instagram

#ALMANAUTA #nuevodisco #portada

A post shared by NACH (@nachsoyyo) on

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.