En su núcleo interno, el Hip-hop es una subcultura consciente de la imagen. Ya sea a través de prendas de alta gama, automóviles o joyas, la estética es algo demasiado importante en el género. Es una herramienta que se utiliza para elevar su nivel en el juego del rap.