¿Qué pasó con Chamillionaire y por qué desapareció?

Hace 13 años, Hakeem Seriki, mejor conocido como Chamillionaire, estaba llamado a ser la nueva cara del hip hop estadounidense. Por aquel entonces, lideraba las listas de Billboard gracias a Turn It Up, su primer gran sencillo y con, sobre todo, Ridin’ (Dirty), una canción que trascendió a ser un hit mundial que, a día de hoy, sigue sonando en películas y siendo motivo de chistes y parodias. Hoy, el panorama es muy diferente y las expectativas no fueron satisfechas.

El éxito de estas canciones hicieron que Chamillionaire fuera una especie de two-hit wonder, pese a que continuó haciendo música. Además de The Sound of Revenge, el álbum que lo hizo famoso y que se vendió como pan caliente gracias a estas piezas populares, el rapero lanzó otro disco, así como una serie de mixtapes donde siguió explorando sus inquietudes musicales, pero eventualmente terminó desapareciendo de la escena musical y pasando muy por debajo de la mesa.

Muchos atribuirán su “desaparición” a la clásica historia de derroche de dinero y subida de fama a la cabeza que muchos raperos han atravesado. Nada más lejos de la realidad.

La vida del originario de Washington D.C. pero criado en Texas dio un vuelco completamente buscado por él mismo antes de hacerse famoso. En 2003 invirtió en Fly Rides, una tienda que vende vehículos usados y al año siguiente fundó su propio sello disquero, Chamillitary Entertainment, donde tuvo firmados a raperos como Tony Henry, Lil Ken, Rasaq, 50/50 Twin y Yung Ro, aunque ninguno tuvo un hit masivo.

Con estos proyectos quizás no le ha ido lo suficientemente bien como ha deseado, pero sí se notó su visión de mercado. A partir de ahí, comenzó su incursión en otros mercados, aprovechando el dinero que facturó gracias a su éxito. Así comenzó Masterpiece Mind Frame, una agencia de modelaje cuya visión siempre ha sido guiarla a la representación de artistas de la industria del cine.

También adquirió una empresa de autobuses de gira de lujo, que tienen servicios como internet, cable, un estudio, DVD, sonido surround y hasta ducha.

De esta forma, fue creciendo su personalidad de entreprenour, y en 2009 comenzó a buscar ideas en las que invertir, participando en el Global Innovation Tournament. Ahí, llamó la atención de Mark Suster de Upfront Ventures, una empresa de riesgos dedicada a comprar ideas, invertir en el desarrollo y materializarlas para hacer aún más dinero.

Años después, en 2015, la empresa sumó a bordo a Chamillionaire, que fungiría la función de entrepreneur residente, brindando su visión de negocios a la empresa. Cuando se anunció la noticia, un vocero de la empresa alabó sus habilidades con el marketing de artistas independientes y la forma en que aprendió, de la mano de su trabajo con disqueras, a establecer buenas estrategias de promoción y desarrollo de ideas.

Actualmente, Upfront Ventures es dueña de startups como TrueCar (una herramienta para compradores de vehículos usados), Invoca (soluciones de inbound marketing), The Wave VR (una plataforma para amantes de la música), Adore Me (una tienda online de ropa femenina), entre otras.

Nosotros seguiremos recordando Ridin’ (Dirty), pero parece que el capitalismo y los negocios fueron su verdadero interés desde siempre.

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.