Rap de SoundCloud: ¿Se acerca el fin de una era?

Cuando la plataforma SoundCloud, con sede en Berlín, se lanzó en octubre de 2008, era un site único en su clase. Su accesibilidad como plataforma de lanzamiento comunitaria facilitó el descubrimiento orgánico de un nuevo rap. Dio inicio a las carreras de personas no probadas, un ”do it yourself” que generaba artistas de la noche a la mañana.


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo


La falta de diseño de una jerarquía creó un sentido inconfundible de comunidad. Abrió un mundo de posibilidades aparentemente ilimitadas. De repente, lo bueno, lo malo y lo feo estaban a solo unos pocos clics para que millones de personas escucharan sus creaciones. Democratizaron la música de una manera que nunca antes se había hecho.

Ya a mediado del 2010, los aspirantes a raperos estaban siendo puestos en el centro de atención de una manera muy distinta a las estrellas de esa época. Los artistas que se posicionaron en la plataforma fueron considerados despectivamente como raperos de SoundCloud.

Los lanzamientos de la plataforma, estaban poniendo números sustanciales en el tablero, al emplear una estética agresiva que los impulsó más allá que unas firmas en cualquier sello.

Las etiquetas se dieron cuenta del rumor de SoundCloud y rápidamente comenzaron a vender ofertas multimillonarias. Aquellos que mostraron algún signo de promesa fueron rápidamente atrapados en un intento por mantenerse al día y sacar provecho del mercado emergente del rap en línea.

Considerado por The New York Times como “el nuevo movimiento más vital y perturbador en el Hip-hop”, el rap de SoundCloud se basó en la disonancia, y sus notables diferencias. Fue un sitio de experimentación. Sonidos hipnóticos del trap jugaron con versos y sonidos del pop, punk, emo y rap-rock.

No obstante, el rap de SoundCloud reflejaba la pluralidad de la plataforma: Había un sonido para todos. Una gran cantidad de egos extravagantes y excéntricos que prosperaron, llegaron a definir un sonido de Hip-hop poco ortodoxo. Playboi CartiLil Uzi Vert, y Trippie Redd surgieron con ese toque de viralidad.

Para nadie es un secreto que todo tiene su final. El rap de SoundCloud capturó el espíritu del movimiento juvenil y fortaleció la noción desgastada que estaba teniendo el rap. Pero, como todas las tendencias, siempre tienen un punto de quiebre, pues no fueron ideadas para la eternidad.

Con el 2019 en marcha, el Hip-hop está al borde de otro momento de transición. El flow interminable de promesas a través del embudo de firmas se ha reducido. Aunque es difícil darle un diagnóstico a algo que ha sido tenue e impredecible desde el principio. La era popular de SoundCloud rap parece estar llegando a su fin.

La emoción y el interés están disminuyendo, y el ecosistema está cambiando. Dada la facilidad con la que los artistas pueden cargar todo en las principales plataformas de transmisión, como Apple Music y Spotify, muchos están optando por omitir el paso de SoundCloud por completo.

Desde un punto de vista estrictamente monetario, las plataformas de transmisión mencionadas anteriormente ofrecen oportunidades más gratificantes cuando se trata de contenido de pago. Obviamente los artistas están tomando nota.

Los raperos ahora están recurriendo a las redes y al nuevo programa de carga directa de Spotify como un medio para vender su marca y distribuir fácilmente su música. Instagram, está desempeñando un papel vital cuando se trata de artistas que superan la estática de la competencia. Las nuevas tácticas creativas son más efectivas que contar con el respaldo de un equipo de marketing.

Lil Pump puede generar entusiasmo para los próximos lanzamientos al compartir fragmentos de canciones. Es una fórmula sencilla: Los artistas nacidos en Internet saben cómo aprovechar e involucrar a sus seguidores en línea.

En los más de cuarenta años de existencia del hip hop, nunca el género había sido tan global. Está en su punto más sobresaturado, más lucrativo o más emocionante. El rap ha asumido el control de la dirección de la industria musical, moviéndose en todas las calles de la cultura pop.

Aún así, los parámetros a donde va el sonido siguen sin tener forma. Las muertes de X y Peep, estrellas deificadas que se encontraban en el centro del consumo de la cultura, revelaron una fisura asombrosa en el género. La fantasía de la fama y la fortuna, un producto de una época pasada, sigue desempeñando un papel en la búsqueda del estrellato.

Los raperos de SoundCloud no han respetado la misma narrativa que sus antecesores. Tampoco parecen interesados ​​en la inmortalización musical que ha sido el mayor problema de las generaciones anteriores. Las ganas de hacer música y la libertad han sido sus banderas desde el inicio.

¿Será este momento recordado solo como una etapa cultural? Para bien o para mal, e independientemente de las luchas en curso de la plataforma para superar las agitadas aguas financieras, la fuerza cultural suprema de SoundCloud dio forma a este paisaje sin ley. Queda por verse si sus descendientes dejan un legado duradero.

Lee a nuestros amigos de Vidaprimo: Natti Natasha, Bad Bunny y Ozuna, entre los 50 más bellos de People

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.