¡En México nunca veremos morir al rap!

México

Al rap latino nunca lo veremos desaparecer, aunque el sonido boombap en nuestro continente pase momentos de altos y bajos, transformaciones, evoluciones y fusiones, siempre tendremos raperos fieles al ritmo base.

2017 y 2018 han sido los años dorados del trap, muchísimos exponentes del rap latino se han marchado para montar sus fraseos sobre el ritmo de Atlanta adaptándose totalmente al flow y la estética de este estilo, pero si hablamos específicamente de México, ocurre algo bastante curioso.

La producción de rap no ha disminuido de forma significativa como en el resto del continente y los cantantes son capaces de generar excelentes dividendos continuando la línea rapera que los caracteriza, a la vez que se suman a la ola internacional de trap, un asunto que no ocurre en el resto de América donde la escena rap se ha visto apabullada por las nuevas tendencias.

México

El mercado del rap mexicano parece haberse convertido en una versión a escala del modelo americano, no hay diferencias entre rap, trap, y cualquier ritmo urbano, todo lo toman como hip hop y obviamente si eres rapero, estás en la capacidad de hacer cualquiera de esos estilos.

Es una diferencia marcada por cómo se percibe al MC, mientras el común sigue tras los prejuicios y límites marcados por los ritmos y temáticas, los de la tierra Azteca al igual que en los Estados Unidos, sienten que todos son frutos del mismo árbol y por ende pueden tomarlos sin distinción.

En Argentina, por ejemplo, las nuevas caras vienen de los freestyle callejeros, sin embargo es bastante raro escucharlos montados en ritmos de rap, en general todos hacen trampa. En Puerto Rico aunque no se limitan, por cuestiones de negocio no se apartan de los ritmos más comerciales.

Lo mismo ocurre en República Dominicana donde hay distinciones entre raperos, trappers y cantantes de dembow, y aunque puedan montarse sin problemas en cualquiera de estos estilos, no vemos producciones de rap en el mercado de parte de los grandes ligas de la escena.

Pero en México no es así, en México puedes encontrar canciones recientes del Alemán cabalgando un boombap, discos como el compilado de los Never Die llenos de puro rap, los beef se desenvuelven al mismo son y hasta han traído nuevos sabores como el G-Funk de la West Gold. 

Nada de esto es casualidad, recordemos que desde Monterrey salió el primer disco clásico del rap en español con 500 mil copias vendidas, el criticado Cartel de Santa fue todo un éxito comercial sobre este ritmo e incluso la hegemonía que mantienen los MC’s locales en el freestyle han labrado el terreno para que sin importar la tendencia rítmica del momento, el rap sea como vestirse de smoking, algo que nunca pasa de moda y que continúa vigente. Al menos en México, al rap no lo veremos morir.

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.