¿Por qué el rap sustituyó al punk rock como la música de los skaters?

En ocasiones los extremos suelen tocarse, los polos terminan teniendo un punto de encuentro justo en sus puntos más radicales y esto se cumple desde el espectro político hasta la música.

Hay géneros musicales que acompañan ciertas actividades, y no, no se trata de escuchar a Bad Bunny para salir a secuestrar como se le ocurrió decir a un muchacho muy querido por los oficinistas, sino del maridaje real que existe entre ciertos ritmos y actividades como en el caso de los playlist de gimnasio, llenos de música electrónica con bpms altos, o el reggae para los surfers y amantes del mar.

Esto también ocurre entre los distintos sectores y culturas que confluyen en las calles, y así como hubo grupos que se amarraron al pop, la cumbia y el reggaetón, el soundtrack de la cultura skater era el punk rock.

La cultura skater es netamente callejera y subversiva, a falta de espacios se dedican a ocuparlos y luego a defenderlos, además no faltan altercados con los oficiales.

Todas las vivencias del skater se veían representadas por los códigos del punk y su vertiente en el sonido punk rock, y así se fue estableciendo esta relación que se hizo muy estrecha, los outifs que usaban representaban ambos movimientos sin diferencias y los patineteros eran audiencia fija de discos y conciertos de esta música.

Sin embargo, al movimiento sobre ruedas le ocurría algo similar a lo que experimentaron los Beasties Boys, cuando en el 86 después de ser representantes del punk con dos discos a cuestas, se enamoran del rap y entonces crean Licensed to Ill, el ejemplo de cuando los extremos se tocan.

El punk y el rap son dos sonidos separados por completo sin más punto de encuentro que sus valores más radicales, por eso no es descabellado que los Judíos de Brooklyn hayan dado el salto de uno a otro, así como también lo terminó haciendo el skater.

La cultura hip hop es netamente callejera y subversiva, a falta de espacios se dedican a ocuparlos y luego a defenderlos, además nunca faltan altercados con los oficiales.

Muchas vivencias del skate se empezaron a ver representadas por los códigos del hip hop, muy parecidos en los extremos a los del punk rock. El hip hop tomó el control de las calles y así se unieron todos estos grupos que se sintieron representados por sus valores, valores similares a los que ya venían manejando y representando con el punk, por esto no es descabellado que la música rap sea el soundtrack actual de la cultura skater.

 

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.