El rapero que cayó del avión y muertes insólitas que enlutaron al hip-hop

El rapero canadiense Jon James murió trágicamente mientras grababa un video musical rapeando en el ala de una avioneta. Se acercó demasiado al borde y causó que la aeronave cayera en picada en forma de espiral. Según los testigos, se aferró hasta el último momento y cuando se soltó, era demasiado tarde, no tuvo tiempo de abrir el paracaídas.

En su cuenta de Instagram hay videos como este, y este, en los que aparece haciendo paracaidismo. Aparentemente practicó la hazaña durante semanas, pero las cosas salieron mal. Es otra de las muertes insólitas que enlutan el mundo del hip-hop.

Prodigy, la mitad del legendario dúo Mobb Deep, murió el 20 de junio del 2017 en el hospital donde estaba internado por complicaciones de su anemia falciforme. En realidad la enfermedad no puso fin a su vida, “P” murió ahogado con un huevo sancochado.

Capital Steez, uno de los mejores amigos de Joey Bada$$ y también rapero, se suicidó el 24 de diciembre del 2012. En sí es una verdadera pena que terminó la vida de un chico de 19 años, pero las circunstancias que rodearon su mente son intrigantes.

Se lanzó desde el techo del edificio de la disquera a la que pertenecía. En la mañana del 23 de diciembre tuiteó “El Fin” y a las 11:59 de la noche escribió “El Inicio”, se presume que saltó poco después. Steez, un estudioso de la numerología, estaba obsesionado con el número 47. Si sumas la fecha de su último tuit (23/12/12), el resultado es 47.


Un productor y rapero neoyorquino llamado Trypps Beatz falleció estrangulado en el sótano de la casa del jugador de fútbol americano Janori Jenkins el 26 de junio de este año. El asesino fue William Jenkins, hermano del cornerback de New York Giants que empezó a pelear con el inquilino.

Un par de días más tarde el productor de drill LeekeLeek murió tras ser impactado por un tren. Un testigo aseguró que lo vio correr a las vías.

Lil Phat lo asesinaron el siete de junio del 2012 a las afueras del hospital donde estaba naciendo su hija. Magnolia Shorty, parte del roster de Cash Money Records con Lil Wayne, fue brutalmente asesinada con 26 tiros el 20 de diciembre del 2010. La fabulosa Aaliyah murió en un accidente aéreo, la avioneta tenía un exceso de carga de 300 kg y el piloto no estaba autorizado para volar.

Buffy de los Fat Boys (204 kg) y Big Pun (317 kg) murieron de ataques al corazón relacionados a su obesidad mórbida en 1998 y 2000 respectivamente.

Una de las muertes más impactantes fue la de Freddy E, un talento emergente del hip-hop de Washington DC que tuiteó lo que pasaba por su mente antes de pegarse un tiro con un rifle el 5 de enero del 2013.

Los tuits, en los que el rapero de 22 años explicó que “hace tiempo no me rompían el corazón” y se disculpó con su familia, siguen disponibles en su cuenta, menos dos en los que gráficamente describió el suicidio. Al parecer los borraron sus familiares.

“Si existe Dios, entonces me está llamando a casa. El cañón nunca se sintió tan bien cerca de mi cabeza. Hace frío y prefiero morir que vivir solo.”

“Todo… está… mal… gente. *Pone el dedo en el gatillo*”

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.