Tres raperos estadounidenses que hicieron historia sin ayuda de nadie

El Hip-hop se consume más rápido que nunca en la era moderna, con miles de raperos estadounidenses publicando material constante en decenas de plataformas. Ya es costumbre que artistas establecidos como Kanye West, colabore con Lil Pump 6ix9ine para seguir el ritmo de las nuevas generaciones; o que Drake se monte en la “ola” de Lil Baby Gunna con el mismo objetivo.

El propio Future, quien protagonizó una racha musical legendaria entre 2014 y 2015, se unió a la flamante estrella Juice WRLD para lanzar el mixtape conjunto Wrld on Drugs (2018).

El aspecto de la producción también se ha vuelto multitudinario. En los años 80 y principios de los 90, lo normal era que un disco estuviera a cargo de un solo productor, un modelo que empezó a cambiar cuando Nas trabajó con seis productores para crear el clásico Illmatic (1994).


Siguiendo con los ejemplos de Drake y Kanye, dos de los artistas más reconocidos del mundo actual: la producción de Scorpion (2018) de “Drizzy” involucró a decenas de personas, lo mismo que el proyecto ye (2019) de West, sin contar los distintos compositores que participaron en este último.

Con esto en cuenta, se necesita cierto nivel de valentía para desarrollar una idea musical tú solo, ¿y que resulte ser exitoso? Las probabilidades son uno en un millón… O tres, en este caso.

A continuación, leerás sobre tres raperos estadounidenses que crearon proyectos rapeados, escritos y producidos por sí mismos, logrando éxito comercial masivo.

 

Quizá te interese:
Ads Vidaprimo

Lee a nuestros amigos de Vidaprimo: Farina & Fanny Lu se unen en “Te Quedaste Solo”


J. Cole

El meme “J. Cole ganó un disco de platino sin colaboraciones” molesta a muchos, pero es cierto. Cole quiso que el tercer álbum de su carrera tuviera una vibra totalmente contraria a Hollywood, algo real y crudo que tocara temas de la vida cotidiana: perder la virginidad, independizarse de su familia, entre otros conceptos.

Iba a usar sus experiencias personales, así que no tenía sentido que apareciera otro artista. El 09 de diciembre de 2014, lanzó 2014 Forest Hills Drive, con 13 canciones escritas por Jermaine, sin vocalistas invitados y producidas por él solo o junto a otro productor.

El álbum vendió más de un millón de copias (físicas y equivalentes digitales) en Estados Unidos, haciendo a J. Cole el primer rapero en alcanzar la meta en 25 años. Además, el álbum fue reproducido 15.7 millones de veces en Spotify y rompió el récord que poseía One Direction.


Russ

J. Cole cambió las reglas del juego al conseguir tanto éxito comercial sin artistas invitados y produciendo 75% del álbum por sí solo, pero Russ ya tenía la reputación de componer, producir, mezclar y masterizar sus canciones.

La culminación de su arduo trabajo llegó en el 2017, con las 20 canciones solistas de su álbum debut There’s Really a Wolf. No solo cumplió las tareas antes mencionadas, sino que también fue ingeniero de sonido, productor ejecutivo y tocó la guitarra, el ukelele y el piano.

Cinco meses despuésBillboard le otorgó la certificación de disco de platino. Russ es el primer artista de Hip-hop que recibió tal reconocimiento por un álbum sin colaboradores de ningún tipo.


Tyler, the Creator

Es imposible ignorar la progresión musical y conceptual del exlider de Odd Future, que pasó de no ser bienvenido en el Reino Unido por sus letras violentas, a crear el soundtrack de una película para niños.

The Creator prometió presentar en el 2019 algo totalmente distinto al resto de su catálogo y cumplió. Publicó Igor el 17 de mayo de 2019, arrebatándole la atención positiva a críticos profesionales y fans por igual.

Igor es un proyecto de pasión en el cual Tyler fue vocalista, productor y arreglista. No hay artistas invitados oficiales, solo algunas voces no acreditadas de Lil Uzi VertSantigold, Solange y un solo de guitarra de Jack White.

El álbum llegó al número uno de los 200 álbumes más escuchados según Billboard. 69 raperos lo habían logrado antes que él, pero Tyler es el “primer rapero solista de la historia en tener un álbum número uno que produjo y arregló por sí mismo, sin créditos de co-producción o co-productor en absoluto”.


Mención especial

Mac Miller

En vida, Mac Miller tuvo una evolución artística especial. Experimentó en el mundo de la producción con el álter ego Larry Fisherman, seudónimo bajo el cual produjo completamente sus mixtapes Delusional Thomas (2013) y ambos volúmenes de Run-On Sentences.

El nombre de Larry figuró igualmente en los álbumes Watching Movies with the Sound Off (2013) y Swimming (2018), pero su presencia nunca significó tanto en el sonido de un proyecto de Mac como en Faces (2014), donde el artista produjo 14 de las 24 canciones.

Faces es producto de la creatividad de Miller bajo el efecto de las drogas. Reveló que su mente “no estaba nada cerca del planeta tierra” durante el proceso de creación.

Se estrenó el Día de las Madres e impactó a los oyentes por la excelente producción de Fisherman y las líricas introspectivas de Mac sobre su adicción fatal. BillboardPitchfork, Stereo Gum y Rolling Stone lo consideran uno de los mejores trabajos de Mac.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.