6 raperos involucrados en tiroteos que vivieron para contarlo

El rap puede ser muy violento. No me refiero a las rimas, sino a la vida de algunos intérpretes. Algunos surgen de entornos criminales donde tuvieron que hacer lo que sea para sobrevivir. A veces son alcanzados por problemas de su pasado, otras perseguidos por su éxito y la envidia que acarrea.

Por eso sus canciones se sienten reales y su camino a la cima es como ver la historia de la Cenicienta, con menos hermanastras y más drogas, armas, muertes y dinero.

Incluso cuando empiezan a lucrarse de la música, la sangre los salpica. A continuación hay historias que hacen que tu rapero favorito parezca un superhéroe inquebrantable a quien las balas no pueden detener.

50 Cent: 9 balas y un propósito por cumplir

Arranquemos con el más obvio. El mundo no habría sido sacudido por el sismo de 50 Cent si 9 balazos no lo hubiesen atado a una cama. Iniciaba un nuevo siglo y Curtis Jackson estaba a las afueras de la casa de su abuela en South Jamaica, Queens, cuando un pistolero se acercó hasta el auto y le vació la recámara.

Cirujanos, hospitales y andaderas fueron la vida del extraficante de drogas por cinco meses. Durante la recuperación, terminaron el contrato discográfico que había conseguido y lo vetaron de la industria musical por ser muy violento. La leyenda cuenta que Ghetto Qu’ran, la canción que habla detalladamente del movimiento del crimen organizado en South Jamaica, fue el motivo del intento contra 50 y el asesinato de Jam Master Jay, DJ de Run DMC y guía de Curtis.

Haber sobrevivido le hizo a entender que tenía un propósito en la vida. Ahora con una pronunciación mucho más amenazante por un balazo en su boca, siguió rapeando, hasta conocer a Eminem y Dr. Dre. El resto es historia.

En cuanto al tirador (guardaespaldas de Mike Tyson), tres semanas después lo tirotearon. No tuvo la misma suerte que 50, quien hace referencia a toda la situación en Many Men.

Game: Una estrella que nació de un coma

Jayceon Taylor trabajaba arduamente en el apartamento donde vendía drogas. Clientes iban y venían, tocando la puerta para su suministro. Un día de 2001, cinco tiros quisieron acabarlo.

Después de ser atacado, desangrándose y dejado por muerto, Jayceon logró llegar hasta el teléfono y llamó a una ambulancia. Estuvo en coma por tres días. Mientras se recuperaba, le pidió a su hermana que le llevara discos clásicos de hip-hop. The Game nació.

En el video y canción de Dreams, Game recuerda su experiencia cercana a la muerte.

Lloyd Banks: Sobrevivir a dos disparos para ver a Nueva York derrumbarse

Unos años antes de que Lloyd Banks y 50 Cent tomaran el mundo, los amigos de la infancia se apoderaban de South Jamaica. Saliendo de un club en ese barrio el 10 de septiembre de 2001, Banks recibió dos tiros, uno en el estómago y otro en la espalda.

Aferrándose a la vida, corrió hasta el hospital más cercano y consiguió sobrevivir gracias a la asistencia médica. El día siguiente, echado en cama con las heridas aún frescas y el trauma presente, el rapero vio cómo se derrumbaban las Torres Gemelas.

Cam’ron: Manejar herido al hospital en un Lamborghini azul

A mediados de los 2000, Cam’ron marcaba la tendencia de la moda. Rompió paradigmas al implementar el color rosa a su guardarropa, garaje y telefonía. Una combinación de glamour y calle que no cualquiera podría lucir con tanta arrogancia. Sin duda alguna llamaba la atención, algo que le costó caro cuando manejaba por Washington D.C. en su Lamborghini azul y con $200.000 dólares de joyas encima.

Cuando paró en un semáforo, una camioneta se detuvo a su lado y bajó un hombre con un arma de fuego. Le exigió a “Killa” que le entregara todo, quien modestamente se negó y aceleró. Tres disparos le alcanzaron. Manejó como pudo haciendo cambio de luces hasta que un fanático se dio cuenta de lo que pasaba y lo acompañó hasta el hospital.

“Me dispararon tres veces y mi álbum sale el 22 de noviembre”, fue la cita que le dio Cam a un reportero cuando salía del hospital.

2Pac: El tiroteo de la discordia

El 30 de noviembre de 1994 en la entrada del estudio de grabación Quad en Nueva York, ocurrió algo que cambió el curso de la historia del hip-hop. La mañana siguiente, 2Pac debía asistir al veredicto de su juicio por abuso sexual, pero esa noche se trataba de grabar música.

Su entrada al estudio fue frustrada por tres hombres, quienes le dispararon cinco veces a “Pac” y lo despojaron de su joyería.

El rapero alzó el dedo medio mientras era subido a la ambulancia con el séquito de Notorious BIG rodeando a los paramédicos. “Biggie” estaba grabando un tema en el momento del ataque.

2Pac culpó directamente a BIG, Puff Daddy y otros integrantes de Bad Boy Records por el ataque, quienes aseguraban no tener idea, ¿pero cómo no vas a saber quién cometió un crimen llamativo en una ciudad que controlas? Al menos ese era el razonamiento de Pac.

Esa noche se encendió el rencor que luego cobraría la vida de dos símbolos del rap mundial.

ODB: Solo él podía acabar con su vida

Nadie estaba más loco que Ol’ Dirty Bastard (ODB). Ninguno de los peligrosos integrantes de Wu-Tang Clan podían acercarse al nivel de desfachatez de su compañero.

Era desquiciado, talentoso y aparentemente invencible. Fue tiroteado en dos ocasiones.

La prima vez fue en 1994, cuando se calentó una discusión con otro rapero que desenfundó un arma y le disparó en el estómago. Luego, en 1998, recibió un balazo en la espalda y otro en el estómago. Nada pudo detener al loco de ODB.

Varios años después, el 30 de noviembre de 2004 y dos días antes de cumplir 36, colapsó en medio de un estudio. Murió a causa de una sobredosis.

Antes de su muerte, ODB estuvo implicado en la investigación de tres asesinatos y un tirotea con la policía de Nueva York. Un artista de esos que no nacen dos veces porque el mundo se acabaría.

Menciones especiales

Lil Wayne: A los 13 años jugó con un arma de fuego y se disparó accidentalmente en el pecho. Un policía fuera de servicio escuchó el disparo y lo llevó hasta el hospital.

Bushwick Will: Deprimido, borracho y con pistola en mano, el integrante con enanismo de Geto Boys fue en medio de la noche a casa de su novia para pedirle que le disparara. Ella se negó y empezaron a forcejear. El arma se accionó y le dio en el ojo a Bushwick. La entrada a la sala de emergencia del herido junto a los otros Geto Boys fue la portada de su disco We Can’t Be Stopped.

Cheddar Bob: En medio de una riña entre su crew y los Leaders of the Free World, Cheddar sacó un arma y sin querer se disparó en una pierna. Confinado a una muleta, nació MC Bob.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.