Leyendo ahora:
Cuando los ritmos más callejeros se juntaron: la salsa y el rap

Cuando los ritmos más callejeros se juntaron: la salsa y el rap

La música representa el sitio de dónde sale, y aunque en el camino sufra mutaciones la esencia de los campos, las costas o los bares sigue siendo parte de los sonidos que la componen.

La nuestra en específico viene de las calles y mantiene la esencia de todo lo que representa la vida de quien patea el asfalto a diario y todos las situaciones que confluyen en el estilo de vida callejero, sin embargo antes de este sonido, la salsa fue el estilo musical que como el hip hop y todos sus derivados dieron voz y ritmo a las minorías.

Incluso Hector Lavoe y Willie Colon fueron los primeros Bad Boys de la música latina.

La estética callejera que mostraba la salsa era el gancho principal, ese estilo de mafiosos que se presentaba en El Malo, primer disco de esta dupla de Newyork-Ricans era la misma de cualquier rapero 15 años después. Cuentan las historias que los chamacos hasta tenían problemas en una que otra fiesta por ese velo de malianteo que llevaban consigo.

La salsa y la calle eran una hasta que mutó de modo que se fue dejando de lado esa esencia inicial salvo por algunas orquestas y exponentes que rescataban este legado, pero apareció el hip hop en la misma ciudad que la salsa e incluso con latinos involucrados y otra vez la calle tuvo voz y ritmo.

Para los latinos la influencia salsera era un asunto inculcado por su generación anterior, los OG, esos viejos que en su juventud pateaban la calle lo hacían al ritmo de la salsa como nosotros con el rap y el reggaetón. Ambos movimientos comparten valores de modo que era inevitable que terminaran juntándose en algún momento.

Desde los 90 se escuchan elementos de salsa en las canciones de rap, Cara de Payaso de Daddy Yankee para La Industria 5  de Dj Eric tiene una melodía de son, en Explosión de Vico C  el filósofo lanza un coro que evoca los de la salsa y hasta Big Boi el de Mis ojos lloran por ti i colaboro con Tito Rojas en el remix de He chocado con la vida por allá en el 97.

Los sampleos de salsa en el rap y reggaetón se convirtieron en un clásico que se prestaba para cualquier ocasión, podías hacer desde malianteos hasta temas bailables, incluso se convirtió en un sub-género en sitios como Venezuela donde salieron grupos que se definían como “salsa rap”.

Esa combinación te aseguraba la identidad latina más callejera que podías encontrar y si lograbas azotar el instrumental como era debido lograbas verdaderos clásicos como lo hizo Voltio en su colaboración con Jerry Rivera en homenaje a Frankie Ruiz que 15 años después todo el mundo la corea donde quiera que suene.

Don Omar también hizo un homenaje a Hector Lavoe con sampleos de El Cantante cortesía de Richie Peña que es una verdadera joya. Tego la usó como base del sonido del Abayarde, su primer disco con el que conquistó el mundo a fuerza de salseos combinados con rap, era la calle latina en un álbum.

De modo que estos dos géneros alejados en todo lo referente a su estructura musical pero hermanados por venir del mismo barrio, representar los mismos valores y a la misma gente terminaron siendo mezclados por una nueva generación que ocupó las calles al igual que sus padres y retrataron la identidad latinoamericana fusionando los ritmos de sus esquinas.

Hoy vive el trombón de Willie en los samplers de Major LazerRubén Blades es local entre los raperos y en La Perla demuestra las razones por las que es un genio musical y hasta en el trap  Pete “El Conde” Rodríguez continua tocando su boogaloo pero esta vez con Cardi B, Bad BunnyJ Balvin, un monstruo latino y caribeño fue el resultado cuando los ritmos más callejeros de nuestra cultura se mezclaron.

 

 

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.