Con esto en mente, consideremos la motivación detrás de la revisión de un trabajo establecido. Podemos apostar a que la mayoría de los proyectos con secuelas se consideran clásicos o, como mínimo, puntos destacados. Nadie hace una secuela de un trabajo que no haya dejado marca en la carrera de un artista.