De Tempo a Héctor: Dueños de la calle y la música

En la música de calle han sido muchos los que han tratado de ganarse un trono a través de sus skills o su poder, ser recordados es trascender y esa ha sido la misión de muchos personajes en la vida y también en la música.

Dentro del sonido callejero tenemos tipos como 2pac Biggie que dejaron un legado musical que trascendió mucho más allá, cuando hablamos de esta dupla se nos vienen a la mente muchas más cosas que buen rap.

En la música latina ha ocurrido igual y existen personajes que se han ganado un trono que no ha logrado ser ocupado porque no es fácil medirse con varas tan altas, son los casos que acompañan a tipos como Tempo Héctor “El Father”.

 

“Ahora todos quieren ser Héctor y Héctor quería ser Tempo”

Tempo – Corito Sano

Esta línea de Tempo en su más reciente rola junto a Miky Woodz Randy, habla muchísimo de los tronos ocupados en la música latina. Tempo desde el 98 cuando empezó a mandar fuego con el Dream Team de Playero y luego con su firma en Buddha’s Family Sony obtuvo un poder nunca antes visto en un rapero latino.

Para entonces no existía el 2pac latino y Tempo lo representaba en Ponce con un contrato millonario a través de una multinacional, pegado en todas las bocinas y con carros blindados, Tempo era el verdadero gangster de su época.

https://www.instagram.com/p/BmM-rx8H4pL/?taken-by=elrealtempo

Tan gangster que sus cargos lo acusaban de ser cabecilla de una organización criminal. Para ese momento Héctor era “El Bambino” y aunque traía experiencia en las guerras liricales y el fronteo, su norte era el ámbito comercial.

Tempo es encarcelado, queda su trono libre y empiezan todos a matarse por él y nadie contaba con El Bambino, con el productor del Don, que para entonces iba por las 300 mil copias vendidas, que ya había pisado Billboard y viajado a Latinoamérica.

El Bambino decidió maleantear, usar sus influencias en las calles más su poder económico y de pronto sin darnos cuentas el trono de Tempo tenía nuevo dueño. Tiradera contra todos, sin miedo y sin medir consecuencias fue el historial paralelo a los éxitos comerciales de El Father durante su imperio.

Héctor abandona el oficio y hasta hoy todos los cantantes de nuevo pretenden ocupar un puesto cuya historia ha demostrado que es mejor permanezca vacío.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.