Las aventuras de The Fresh Prince, el Will Smith del que nadie habla

Will Smith cumple 50 años siendo el tipo más carismático del mundo. Los productores de grandes películas no lo contratan para que actúe como alguien, lo contratan para que sea Will Smith. El simple hecho de que su nombre se adhiera a una película garantiza unos cuantos millones y es la razón por la cuál será casi imposible para Jaden Willow Smith ser vistos como otra cosa que “los hijos de Will”.

Casi nadie habla de la etapa de su carrera antes de la fama mundial, cuando era un rapero del Oeste de Filadelfia llamado The Fresh Prince y parte del dúo DJ Jazzy Jeff & The Fresh Prince.

Estrenaron su primer álbum Rock The House en 1987, cuando Will tenía 18 años. El proyecto de 10 canciones estableció un estilo que prevaleció en el resto de su carrera musical: contar historias sin decir malas palabras.

 “La llevé a la ciudad a cenar, me preguntó que si me gustaba y le respondí ‘bueno… más o menos’, de repente se paró de la silla, me tomó por la muñeca y me sacó a la calle.

Empezó a tocarme, besarme y abrazarme así que la alejé y le dije ‘es mejor que te calmes’, se molestó y me miró directo a la cara, lanzó sus manos al aire y gritó ‘¡Violador!’

Me asusté cuando empezó a gritar, así que le entregué mi billetera y corrí como el diablo; me escabullí por varios callejones, pero cuando la policía me atrapó casi me matan a golpes.

Me arrestaron por cargos de asalto agravado ¡Y ni siquiera fue mi culpa!” – Girls Ain’t Nothing But Trouble.


Los talentosos jóvenes vendieron 300 mil copias con un estilo apto para todo público. Su segundo álbum He’s The Rapper, I’m The DJ (1988) vendió más de tres millones de unidades y fue el primer doble disco de vinilo de hip-hop.

Will se inspiró en la película A Nightmare on Elm Street para escribir el sencillo A Nightmare on My Street, en el que relató un encuentro con Freddy Krueger. Se estrenó dos semanas antes que la cuarta entrega de la saga, la compañía productora los demandó e hizo que la disquera destruyera el video musical.


Al otro promocional del álbum, Parents Just Don’t Understand le fue mejor. Reflejó la frustración de un adolescente porque “los padres simplemente no entienden” su vida. Le compran ropa sin estilo y lo castigan por cometer pequeños errores, como tomar sin permiso el Porsche de la familia y ser arrestado.

La canción se volvió tan popular que fue nominada a los premios Grammy 1989 como Mejor Interpretación de Rap, la primera vez que la ceremonia reconocía al hip-hop; solo había un pequeño problema, la categoría no iba a ser televisada. Jazzy y The Fresh Prince no estaban de acuerdo.


El 22 de febrero de 1989, DJ Jazzy Jeff y The Fresh Prince ganaron el primer Grammy a Mejor Interpretación de Rap en la historia por Parent’s Just Don’t Understand, pero no estaban presentes para recibirlo. Se unieron a un boicot de figuras de hip-hop que protestaron porque la Academia los trataba como un “hijastro” al no transmitir por televisión la categoría.

Will explicó en aquel entonces que “es como una cachetada, vas a la escuela por 12 años, te dan un diploma y se rehúsan a dejarte caminar por el pasillo (…) sentimos que nuestra música es lo suficientemente importante para estar en el show”. Un chico de 21 años con ideales.

“No saben nada de la música rap y nuestro boicot es para abrirles los ojos, de esa manera el año que viene un rapero podrá cantar en los Grammy y la categoría será televisada.”


No se equivocó, en 1990 los Grammy televisaron la categoría por la presión del boicot y los esfuerzos de Kool Moe Dee, quien sí asistió a la anterior y actuó como “embajador” entre las partes para avanzar. Ese mismo año se estrenó El Príncipe Del Rap y el resto es historia ¡Ponte desodorante!

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.