El trap marroquí está ambientado en el paisaje urbano de Marruecos, pero, NAAR en Kssiri no es la instantánea de postal del país. Pero, es tan real como parece. ”Solía ​​ser una ciudad muy industrializada antes de que la competencia de la globalización se hiciera cargo”, explica Mohamed Sqalli productor del video junto a Ilyes Griyeb, la directora.


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo


Los dos están al mando de una nueva generación de jóvenes marroquíes. Están rescatando la estética árabe de los estereotipos que dominan los principales medios de comunicación. No todo es té, desierto y camellos. Teniendo en cuenta que Marruecos tiene una población de más de 40 millones de personas, podemos decir que la complejidad es evidente. No podemos generalizar.

Sqalli y Griyeb lanzaron NAAR en 2017, un colectivo marroquí con sede en París. Tiene como objetivo recuperar la estética árabe. Esto sucedió después de un incidente particular, donde Skepta supuestamente usó dos de las imágenes de Griyeb para promocionar su línea de ropa deportiva sin pedir permiso.

Son la esperanza colectiva de presentar a Marruecos de manera auténtica. Están mostrando partes del país que no están cubiertas por los medios de comunicación, las ciudades menos conocidas, al tiempo que ofrece a los artistas marroquíes una exposición al invitar a raperos y productores de todo el mundo.

La escena del trap de Marruecos es notablemente fuerte. Ahora que Internet es más accesible que nunca, un número creciente de artistas ha recurrido a YouTube y Soundcloud para mostrar su sonido. Claramente está dando sus frutos. El álbum debut de NAARSAFAR, presenta algunos de los mayores talentos del trap de Marruecos. Hemos seleccionado cinco artistas que dan forma al género y su cultura.


Shayfeen

Si han profundizado incluso un poco en el trap marroquí, es probable que haya escuchado a Shayfeen. Emergiendo a la escena en 2013, el dúo enigmático, compuesto por los raperos Shobee y Small X, es posiblemente el padre fundador del género de la región, conocido por cerrar la brecha entre la ola de raperos y la de traperos.

Descrito por Sqalli como “probablemente el grupo de rap más grande en Marruecos ahora”, no es raro ver los videos de Shayfeen acumulando millones de visitas. Su canción OMG, es una de sus más grandes. Lo más importante, sin embargo, es que la pareja es reconocida por definir el espíritu de la época que rodea a los jóvenes del país. El sentimiento de autosuficiencia que se eleva por encima de la política de la región.


Issam

Issam, es un nativo de Casablanca de 26 años que atraviesa los paisajes sonoros de Young Thug y Travis Scott. Su música, una mezcla de rap Soundcloud y temas de desamor con letras contundentes. En cuanto a sus videos musicales, son una mezcla surrealista de escenas urbanas del campo, tomas artísticas y vanguardias de alta costura.


Madd

Madd es la respuesta de Marruecos a una estética bastante desafiante. Su video para Karma, que ha registrado más de un millón de visitas, ve a Madd entre las generaciones pasadas y futuras. Rapeando frente a una alfombra tradicional marroquí, y de pie entre los objetos tradicionales, haciendo una demostración de trap impecable.


Malca

Malca es la cantante y productora de 29 años con un sonido suave e inmediatamente pegajoso que se encuentra en los reinos del trap. Para SAFAR, la nativa de Marruecos produjo tres canciones, incluyendo Baida, una canción inspirada en la música urbana latina, con Madd y el rapero español Kaydy Cain.


Louis Yrn

El miembro más joven de NAAR, Louis Yrn, de 19 años, comenzó su carrera musical sin ir a la escuela para trabajar en sus ritmos en un café cercano. Al crecer en Agadir, una ciudad remota frente a la costa atlántica, Yrn dirigió su atención a Internet para encontrar a su multitud. Como resultado, su música tiene un ritmo sorprendente, es una mezcla futurista de ciencia ficción y anime.