Leyendo ahora:
Hacer trap es más complicado de lo que parece, te decimos por qué

Hacer trap es más complicado de lo que parece, te decimos por qué

Lo más seguro es que tú también tengas a ese amigo que dice estas dos frases acerca del trap: “eso no es música”, “cualquiera hace trap”. Los dos mantras de esos sujetos que por algún motivo desprecian este estilo y que está tan alejado de la realidad como una mala rola de Bad Bunny.

 La música trap presenta una serie de retos y cambios bastantes transgresores en cuanto a su composición que lo diferencian del rap y en esencia se acerca mucho al punk, buscando un sonido básico y crudo sin mayores adornos.

Transmitir una atmósfera de desorden, oscura o ruidosa es una característica básica de ambos y así como hacer punk rock no es un trabajo sencillo, lo mismo ocurre con el trap, por eso es música en todo el sentido de la palabra y además no lo hace cualquiera.

Para empezar un instrumental de trap carga con una combinación de elementos de dub, dubstep, rap y dance, cada uno ubicado de manera que al sonar le da forma a esa atmósfera incomoda que busca.

Es lo primero que ocurre que cuando reproduces una rola de trap, no comprendes por qué suena así, lo identificas con rap, pero las baterías son distintas. Es el primer reto con el que “cualquiera” se encontraría a la hora de crear trap, no es el clásico compas de bombo y caja del rap, sino que se trata de una combinación de abundantes hi hats por encima de las cajas, y un bajo absurdamente poderoso logrando la atmósfera oscura.

Es el elemento dub que presenta, trabajando a profundidad esas frecuencias que no se escuchan, sino que se sienten, y logrando así bajos increíbles que son el golpe principal del sonido que busca.

El dance aporta sus melodías, pero fue al principio, en este momento ese elemento podría ser fácilmente salsa como en I Like It  de Cardi B y hasta merengue como la rola de Almighty y Elvis Crespo, pero acá nos topamos con otro reto, y es el de encajar estas melodías en una complicada combinación de platillos, bajos y cajas.

En estos momentos el trap está trayendo mezclas súper interesantes, y así este enredado juego de baterías y sintetizadores es capaz de tomar diferentes identidades, como en República Dominicana al fusionarse con dembow.

Siendo bastante realistas, este trabajo corresponde a verdaderos prodigios del sampleo y la composición; tipos como Nico Clinico, Light GM Chael son poseedores de un genio increíble en la rítmica que los habilita para encajar melodías en los laberintos rítmicos de la trampa.

La otra cara y la más atacada es el mensaje, pero tampoco puedes discutir este con una persona que no diferencia la música de fiesta con la romántica, por ejemplo.

El trap tiene su origen en las casas que funcionaban como laboratorios de drogas en el sur de los Estados Unidos, por ende su tópico principal son las sustancias y como diría 2pac la Thug Life, la vida callejera, pero no narrada con el cuidado casi poético del rap.

Sino desde las perspectiva de ese sujeto hasta la cabeza de lean y pastillas. Es así en su sentido más básico, con el pasar del tiempo la trampa fue dándose a la fiesta y desde ahí como el rap término abriéndose a tópicos que van desde el suicidio hasta pedir pollo con arroz como Pimp Flaco.

Si cualquier persona fuera capaz de crear un coro tan pegajoso como Gucci Gang, probablemente tu estarías de gira y no leyendo esto; componer letras podría parecerte sencillo, pero componer letras pegajosas, inventar el verso o el coro que millones van a entonar de inmediato lo escuchen no es una cosa que cualquiera haría.

Pero supongamos que tienes la letra más pegada de la historia y ahí viene el reto que dejó fuera del juego a muchos cantantes: el flow.

No todos tienen la capacidad de manejarse en ese ritmo, donde el secreto está en la métrica de los versos, de modo que es necesario escribir oraciones con una cantidad de palabras y sílabas específicas que te permitan rapearlo de modo que suene al tiempo del ritmo.

Las aceleraciones características de la trampa son un skills que no todos manejan y que además implica una capacidad para escribir que lo complica un poco más. Esos traps con buenos punchlines son una joya si se toma en cuenta todo lo que amerita componerlo.

Una de la definiciones más difundidas de la palabra música dice que es el arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente de sonidos y silencios, y si escuchamos trap existe una combinación lógica, sensible y bastante complicada de sonidos provenientes de otros géneros que logran ese efecto oscuro que evoca la trampa, decir que no es música no es objetivo ni real.

Decir que lo hace cualquiera es una mentira como que Aleks Syntek deje de pestañear por 5 segundos, si rapear es complicado, intenta hacer un verso que se acerque al de Khea en Mi Cubana remix, a ver cuántos flows se te ocurren. Así que la próxima vez que escuches decir que esto no es música y que cualquiera la hace, no te caigas, es una trampa.

 

 

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.