Analizamos a fondo la extraña relación de Tupac con las mujeres

¿Estaba todo en orden? Examinamos la relación aparentemente conflictiva que Tupac Shakur mantenía con las mujeres. La muerte tiene una forma divertida de canonizar a un ser humano o amonestarlo de cualquier acto ilícito que pueda haber cometido. Guiados por la regla general de no hablar mal de los muertos, los funerales a menudo sirven como ejercicios para limpiarlos de sus pecados terrenales y darles una nueva capa de santidad. Pero, como sabemos, una parte fundamental de la experiencia humana no es solo cometer errores, sino tomar medidas.


Quizá te interese:
Ads Vidaprimo


En el Hip-hop, ningún artista ha sido acreditado con las mismas cualidades que Tupac Amaru Shakur. Expuso sus puntos de vista sobre todo. Desde injusticias raciales hasta pobreza. Elogió su asombrosa capacidad de hacerte no solo consumir sus palabras, sino sentirlas. Pero, por cada sabia observación que haya hecho en Keep Ya Head Up, Trapped o Brenda’s Got A Baby, hay tantos momentos en su vida personal y profesional donde esas cualidades admirables fueron reemplazadas por violencia.

Fue condenado por abuso sexual de primer grado en 1994. Es extremadamente difícil entenderlo de un hombre que preguntó por qué “evitamos a nuestras mujeres, por qué las violamos, las odiamos”. También escribió una carta a Madonna donde le pide que desconfíe de los hombres deshonrososEste tipo de dualidad que plagaba su relación con las mujeres hicieron de Tupac Shakur un enigma

Cuando miras la dicotomía de Tupac, hay dos imágenes que ilustran cómo existían estas partes dentro del mismo ser. Por un lado, tienes a un joven Tupac con los ojos muy abiertos a los 17 años, discutiendo su visión del mundo. Vemos a un joven que habló con la astucia de alguien que ya había estampado su marca en el mundo. Cuando se le pregunta qué es lo más difícil de tener su edad, su respuesta es una advertencia.

”Persigo chicas y quiero un auto, música a todo volumen y todo eso. Pero me gusta pensar que soy realmente consciente socialmente.”

Luego tenemos la imagen de Tupac en 1994. Enfurecido y con una arrogancia que ya lo caracterizaba. Capturado fuera de la Corte Suprema del estado en la ciudad de Nueva York, Tupac termina su ataque embistiendo en un vehículo y proclamando ”ese es mi nuevo estilo”. Ya sea con tacto o no demasiado, estas dos imágenes contrastantes también pueden servir como una pieza sorprendente. Es una especie de simbolismo con respecto a su actitud con las mujeres.

En los años transcurridos desde su fallecimiento, ha habido muchos intentos de vincular los momentos más abrasivos de Tupac con una enfermedad mental no diagnosticada. Kwame Alexander ha hablado de la ”esquizofrenia” del fallecido MC. La escritora Erica Loberg escribió un estudio titulado Tupac Shakur y el trastorno bipolar.

A pesar de su tendencia a profetizar sobre la vida y la muerte, Tupac tenía una explicación mucho más simple de cómo coexistían sus lados aparentemente desagradables. Shakur no vio ninguna razón por la cual las pistas que elogiaban a las mujeres fuertes y las que pisan un terreno más misógino no podían compartir una junto a la otra en su discografía.

Consciente de sus propias debilidades, la vida de Tupac vio una sucesión de mujeres formidables e independientes. Ya sea su amiga de toda la vida, Jada Pinkett Smith, o Leila Steinberg, su primera gerente. De hecho, Steinberg señaló la empatía de Tupac por sus semejantes como la razón principal de su vínculo. Hablando con la revista Humanity, ella declaró que Tupac estaba obsesionado con el dolor y el desequilibrio en su comunidad.

Pero si alguna mujer fue la brújula que desarrolló la afinidad de Tupac por abordar las fallas inherentes del mundo, fue su madre. En Me Against The World, elogió la habilidad de Afeni Shakur para triunfar sobre la adversidad y le agradeció por criar a ”un hombre”. Debido a su lealtad a las causas revolucionarias, no sorprende que un joven Tupac Shakur tomara mucho de su ideología.

La temporada de Shakur en la cárcel por el abuso sexual a Aryanna Jackson significaba que la igualdad ahora venía con advertencias. ”Amo a las mujeres”, proclamó Pac durante una entrevista en 1995. “La cárcel me ha hecho apreciar a las mujeres. Pero odio aún más a las perras porque ahora amo a las mujeres. Te hacen malo para las mujeres de verdad. Lo hacen así cuando conozco a una mujer de verdad que me tiene miedo porque esta perra dijo que la violé. Amo a las mujeres, pero odio a las perras”.

 

Tupac Shakur se define por su dualidad. Como resultado, encontrarás tantas personas que lo consideren como un ícono feminista acusado de misógino como personas que lo detesten.

Sin embargo, lo que es crucial recordar es que su vida llegó a su fin muy temprano. Quedaron demasiadas cosas por saber y muchas posibilidades abiertas. Lo que sí es seguro es que poco a poco, la discusión sobre el tema irá desapareciendo. El entrevistador frecuente de Tupac, Kevin Powell, resumió bastante bien esta idea comparando los conflictos internos de Pac con los de un Beatle igualmente dicotómico.

“Lo mataron a los 40, ya sabes, pero tuvo tiempo de regresar y reflexionar sobre las cosas. John Lennon, de unos 20 años, fue un maltratador para Cynthia Lennon. Sabes, no debería tratar a las mujeres de esa manera. El sexismo, la violencia contra las mujeres y las niñas no es aceptable, creo que Tupac nunca pudo reconciliar esas cosas. Y es por eso que vemos estos múltiples Pac’s por los cuales la gente se siente atraída.”

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.