Leyendo ahora:
Una guía para comprender el nexo entre los sneakers y la cultura Hip-hop

Una guía para comprender el nexo entre los sneakers y la cultura Hip-hop

Hip-hop sneakers

El Hip-hop y el baloncesto son responsables de mucho de lo que consumimos y usamos actualmente, y una de esas cosas son: los sneakers. Desde el primer día en el que las zapatillas incursionaron en la cultura pop y se convirtieron en una pieza clave en el closet de cualquier amante de la cultura de calle, el Hip-hop y el baloncesto estuvieron presentes.

Descubre la interesante historia de cómo los sneakers pasaron de ser una pieza de lujo, a estar prácticamente en la colección de zapatos de básicamente cualquier persona.

El comienzo

Antes de la década de los 80s, las personas pensaban que los sneakers eran solo un lujo. No habían zapatos llamativos como la línea Yeezy de Kanye West o los Air Force 1.

Luego vino el draft de 1984: Michael Jordan fue elegido en la tercera selección general. En su primera temporada, Jordan fue adorado por fanáticos de todo Estados Unidos y posiblemente del mundo. Fue la sensación más grande de la nación. Ese año, le dieron lo que a casi ningún otro atleta de su era: su propio zapato. La gente se enamoró y el Air Jordan 1 se agotó casi al instante.


Luego de esto, L.L. Cool J, fue visto usando los Air Jordan 1 en su debut en 1985. Sus fanáticos al verlo, tenían que conseguir un par de estas -ahora limitadas-, zapatillas de deporte. Estaban por todas partes, los niños no querían otra cosa, amaban la música y la cultura de calle, y es así como nace un movimiento.

Sin embargo, esto no quedo allí. Por esa misma fecha, Run DMC fue ganando fama en todo el mundo como uno de los grupos de rap más populares. Combinaban rap y breakdance en unos elegantes Adidas tracksuits. El ejecutivo de Adidas para ese entonces, Angelo Anastasio, no se dio cuenta de la popularidad y el impacto que Run DMC tenía hasta que asistió a su concierto en el Madison Square Garden y escuchó al grupo cantar su exitosa canción My Adidas, con miles y miles de fans sosteniendo sus Adidas Superstars mientras coreaban la letra.

Con Anastasio viendo esto, el resultado de aquella noche de 1986 fue el contrato de un millón de dólares que firmaría el trío de Queens con Adidas. La relación parecía natural: ellos ofrecían credibilidad callejera, conexión con el público y un gran paso en la historia de la marca.

Las ganancias de Adidas fueron de más de 100 millones de dólares, sus fanáticos enloquecieron al ver a Run DMC en Adidas durante los siguientes cuatro años. Hay que tener en cuenta que Nike también estaba en su auge durante este tiempo, por lo que con Adidas logrando este gran paso al trabajar con exponentes del Hip-hop, los sneakers encontraron su momento en la historia.

Para la década de los noventa la cultura del hip-hop y la cultura de los sneakers se habían disparado. Podrías escuchar que Michael Jordan ganó su primer campeonato y que tiene la línea de zapatillas más popular del mundo, o tal vez cómo MC Hammer había firmado un acuerdo con la marca British Knights.

O, para mirar el lado más oscuro de la historia, muchas personas, incluso adolescentes, fueron asesinadas por zapatillas de colección. Esta cultura estaba en el centro de atención y tuvo aspectos positivos y negativos. Pero, una cosa que estuvo ausente fue la colaboración entre raperos y compañías de sneakers para crear sus propias zapatillas. Sin embargo, la cultura estaba allí y había llegado para quedarse.

Quizá te interese:
Ads Vidaprimo

El regreso

Hip-Hop sneakers

Incluso con el retiro de Jordan, una de las mayores influencias en la cultura del rap y los sneakers, el movimiento no se desvaneció. Vimos a Allen Iverson ser reclutado, a quien le gustaban los durags y la ropa holgada. Era auténtico y decía lo que pensaba, y las cabezas de Hip-hop gravitaban hacia este hombre.

En el año 2001, fue el MVP de la temporada y su nueva zapatilla A5 con Reebok salió a la luz. El comercial incluyó música de los Trackmasters y una aparición de Jadakiss. E incluso volverían al año siguiente para el A6, con Iverson y Jadakiss escupiendo bares en otro ritmo de Trackmasters. Esto abrió las puertas para que el baloncesto, las zapatillas y la cultura hip-hop se fusionaran.

En 2002, el rapero Nelly, lanzó una canción titulada Air Force Ones, que le rindió homenaje a él y a la zapatilla deportiva favorita de su equipo. El video tiene toneladas de pares de Air Force One, en numerosas formas de color. Esta canción había impulsado las relaciones de las marcas de Hip-hop y zapatillas al siguiente nivel, con colaboraciones que eran cada vez más frecuentes. En el siguiente año, vimos a dos de los nombres más importantes en el Hip-hop firmar con marcas de zapatillas.

En 2003, tanto Jay-Z como 50 Cent firmaron con Reebok. Esto incluyó una zapatilla de deporte de la firma para ambos músicos y los hizo aparecer en un rap comercial con un ritmo de Just Blaze. Esta fue la segunda vez que se arriesgaron con una colaboración, la primera fue con Iverson.

Hip-Hop sneakers

Con el lanzamiento de Reebok S. Carter y G-Unit, el mundo de las zapatillas y el mundo del hip-hop estremecieron. Los S. Carter se agotaron horas después del lanzamiento, y el G-Unit también fueron muy popular. Aunque estos artistas se mudaron de Reebok, la compañía de zapatillas de deporte continuaría reclutando a otros artistas como Lupe Fiasco y Daddy Yankee.

Sin embargo, estos no se compararon con el éxito del acuerdo histórico de Jay y 50 con Reebok. Pero, todos ellos tenían una cosa en común: asfaltaron el camino para futuros acuerdos de zapatillas. Demostrando que los raperos podían diseñar y llevar una firma de sneakers extremadamente exitosa. 

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.