El verdadero origen de los Converse y cómo se volvieron un ícono de la moda

Los zapatos son parte importante de la cultura pop, pero hay zapatos que son en sí mismos, la cultura pop. Los Converse Chuck Taylor All-Stars han estado en el mercado desde su origen hace casi 100 años y parecen no pasar de moda. Por el contrario, la dinastía crece y crece. Hoy, les dedicamos a contarles la increíble historia de estos zapatos y cómo pasaron de ser los favoritos de los jugadores de baloncesto, a un ícono de la moda sinónimo de comodidad.

En 1917, salió el primer antecedente de los All-Stars tal cual los conocemos. Su nombre era los Non-Skids y su diseño sencillo (suela de goma y canvas) cuyo objetivo era atraer a los jugadores de baloncesto y prestarles confort y protección a la hora de jugar. Sin embargo, en 1921, un hombre entró a su tienda a quejarse del diseño de los zapatos y salió con un trabajo nuevo.

Chuck Taylor, uno de los mejores jugadores de baloncesto de la época, fue a hablar con los dueños debido a que este calzado había causado que le dolieran los pies. En ese momento, los propietarios vieron la oportunidad de negocios más importante de la carrera de la marca, pues le ofrecieron a Taylor un trabajo como vendedor y embajador de la marca, así como asesor de esta, ¿quién mejor que un consumidor del producto para saber cómo mejorarlo?

A partir de 1932, tras años de arduo trabajo, finalmente el nombre de Chuck Taylor comenzó a imprimirse en el parche de los tobillos de estas botas y con esto vino su expansión y dominación en la industria del calzado. Cuatro años más tarde, el mismo Taylor se encargó del diseño de las primeras botas high top blancas con rayas rojas y azules, para vestir a los atletas olímpicos norteamericanos en los JJ.OO. de 1936. Este fue el pistoletazo de salida para una marca que, para 1957, tendría 80% de ventas de la industria de los sneakers.

En los años siguientes, la gran mayoría de los jugadores de baloncesto usaron las icónicas botas Chuck Taylor All-Stars en todas sus versiones, consiguiendo a los mejores del deporte para patrocinarlos y servir como gasolina de ventas para los zapatos. Esto los llevó al lanzamiento de otros modelos, como The Weapon, usados por Magic Johnson y Larry Bird en los ochenta, y revividos en los 2000 para Kobe Bryant.

Como todo en la industria del calzado, la marca tuvo una recaída de la que, con mucha ayuda, se levantaron. Tras la muerte de Chuck Taylor, principal mente creativa detrás de la marca, nuevos competidores comenzaron a sumarse a la fiesta. Los Adidas SuperStar comenzaron a ser los zapatos más vendidos en la industria, además de hacer un crossover a la cultura urbana mucho más rápido. Y luego aparecieron más marcas competidoras, como Nike, que, paradójicamente, luego salvaría a Converse.

Varios cambios en los propietarios de la compañía y ningún plan concreto para seguirse renovando hizo que, en 2001, Converse se declarara en bancarrota. Nike llegó al rescate y compró la marca, cambiando para siempre su norte y toda su historia.

Aunque el mercado del baloncesto ya estaba dominado por Adidas, Nike, New Balance y otras marcas, Converse siguió trabajando pero centrándose en lo que toda marca de zapatos debía hacer para mantenerse renovada: Un cambio de target de su producto, de deportistas a personas jóvenes, además de incursionar en la moda y el street wear con gran éxito. Converse es ahora una marca netamente para el estilo de vida de las personas y por eso se ha desprendido de la cultura del basket, aunque seguro sus creadores no estarían muy de acuerdo con esto.

Este cambio de objetivos hizo que fueran una marca global, con gran revenue en todo el mundo, y que ha vestido a una generación completa de gente que escucha Rock (Nirvana y The Ramones solían usar este tipo de zapatos), gente que quiere vestirse casual (existen opciones muy elegantes de cuero de estas famosas botas) y gente que solo quiere tener un zapato cómodo que lo ayude a no sufrir mientras se desplaza por la ciudad.

Hoy en día, la marca también ha incursionado en el mundo del skateboard, vistiendo a grandes como Rune Glifberg o Kenny Anderson. En cuanto a los Chuck Taylor, en 2015 anunciaron los Chuck Taylor II, unos sneakers dotados con tecnología Nike para proteger el pie y features como su bajo peso y la remoción de su lengüeta.

 

La facilidad de personalización también ha sido clave en la propagación de estos zapatos en la cultura pop, llegando a lanzar modelos especiales ligados a bandas, artistas y demás hitos, yendo desde AC/DC, Nirvana, The Ramones, Green Day, Gorillaz y Metallica, a los cómics de DC o Dr. Seuss.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.