Víctor Manuelle, el cantante que más ha colaborado con el sonido urbano

Víctor Manuelle

La música latina ha tenido asociaciones interesantes entre cantantes que aunque no tengan mucho en común, generan una química brutal para soltar buena música. Combinaciones como las de Gilberto Santa rosa con Vico CDon Omar aparte de inesperadas, le han sumado valor a nuestro sonido favorito, además del alcance que proporciona que un referente de un género establecido le brinde reconocimiento a uno que recién da pasos.

Y desde hace más de 15 años hay un personaje, también salsero, que se ha dedicado a apoyar a nuestros cantantes favoritos: Víctor Manuelle.

“El sonero de la juventud” ostenta la mayor cantidad de colaboraciones que un artista ajeno a los ritmos urbanos puede tener, y aunque su música no tiene ninguna influencia de rap o reggaetón, hay un elemento que como sonero lo acerca mucho: la improvisación.

Descubierto por “El caballero de la salsa” quien también es otro improvisador de primera, Víctor Manuelle maneja este skill que también es valioso en nuestra música favorita, de modo que eso pudo despertar cierta simpatía entre él y nuestros muchachos para empezar a levantar la reputación del sonido urbano en el continente.

Ay Amor fue el primer palo que sacó en combinación con Héctor y Tito, esta rola se estrenó en La Historia Live del 2003, el disco en vivo de los bambinos. La rola se regó por toda Latinoamérica dándole mucho reconocimiento a la música de calle que empezaba a dar pasos firmes.

También dio su apoyo en tarima haciendo el coro de Noche Loba originalmente cantando por Noriega (si el mismo que producía con LunyTunes) y donde aprovecha dar una exhibición de freestyle.

El amor es un casino junto a Tego Calderón es una pieza genial, un tramo brutal de bolero y son en la voz de Víctor Manuelle que da paso a un cambio de beat hacia rap con la misma melodía sonera donde El Abayarde mata la liga.

Se vuelven a juntar en una excelente remezcla de Che Che Cole para el disco Los Cocorocos donde se combinaron las estrellas salseras con las del rap y reggaetón.

En nuestros días, cuando la música de calle ostenta el dominio de la industria, Víctor Manuelle continúa en primer plano junto a la nueva generación que lo ve como una pieza fundamental en el desarrollo de su género musical, de modo que Bad Bunny lo acompaña en Mala y PeligrosaFarruko en Amarte Duro.

El sonero de la juventud ha sido un elemento fundamental para el reconocimiento del sonido urbano en Latinoamérica, brindándoles la proyección que necesitaban en su momento a través de una cantidad gigante de colaboraciones a lo largo de su carrera.

Comentarios de Facebook
Ingrese sus palabras de búsqueda y presione Enter.