Leyendo ahora:
¡Por eso aman el reggaetón! Las presentaciones urbanas que han encendido Viña del Mar a lo largo de los años

¡Por eso aman el reggaetón! Las presentaciones urbanas que han encendido Viña del Mar a lo largo de los años

El Festival de Viña del Mar cerrará este año con el dúo que tuvo uno de los renacimientos de carrera más increíbles que se hayan visto, Zion y Lennox.

No es casualidad que los organizadores de un evento que tiene 58 años realizándose confíen en unos artistas urbanos para el cierre, el reggaetón se lo ha ganado. Aquí un recuento de los mejores.

1993 – El General militariza Viña

El precedente de todo es El General, quien llevó su reggae panameño al festival en el año 1993, vestido de pies a cabeza en uniforme militar.


1999 – Cuando Sandy y Papo pusieron a bailar a los chilenos

El final de los años 90 le perteneció a Sandy y Papo. Se apoderaron del mercado latino con su mezcla de hip-hop, merengue y música electrónica. Con su energía, tenían a los chilenos en sus manos.


2006 – Daddy Yankee presentó la euforia del reggaetón

El género que estaba reventando las bocinas del mundo llegó a Viña liderado por el jefe del Barrio Fino, Daddy Yankee.

“DY” bajó del cielo en un trono, con una decena de cadenas en el cuello, diamantes en el reloj y una actitud intocable. El reggaetón había llegado para quedarse.


2007 – El turno del rey

El año anterior “Daddy” se había encargado de demostrar lo llamativo del reggaetón, pero en Viña 2007 Don Omar le puso corazón y mostró la versatilidad del género, paseando por su perreo más intenso y canciones más emocionales como Angelito.


2008 – La irreverencia de Calle 13 y el aterrizaje de “Los Extraterrestres”

“DY” era el jefe y “DO” el rey, pero Calle 13 era un animal distinto. No les importaban las joyas ni la ropa cara, solo hacer su música y divertir a la gente. Querían que el mundo supiera que eran más que reggaetón.


Esa edición la cerró otro par conocido como “el Dúo de la Historia”. Wisin y Yandel finalmente consiguieron un puesto en Viña. Empezaron su show bajando del techo como lo hizo Yankee en el 2006, solo que ellos venían en una nave espacial.

Recién habían lanzado el álbum de Los Extraterrestres y sumaron más éxitos a su larga lista. Como uno de los principales exponentes del género y líderes del electroflow, colonizaron Chile.


2011 – Calle 13 y Pitbull, polos opuestos

Tres años después de su primera vez, Calle 13 había encontrado su identidad y no le daba miedo mostrarla. Residente ahora era un frontman de la mejor clase, bocón, de fuertes ideales, haciendo críticas sociales durante todo el espectáculo. No quisieron que les entregaran Gaviotas, siguieron tocando hasta que la transmisión en vivo finalizó. A la gente no le importó, la anarquía reinó.


Todo lo contrario fue Pitbull la noche siguiente, quien representaba los excesos del primer mundo y la producción en masa. Fiesta, letras sin sentidos y muchos remixes. La Quinta Vergara igual lo amó.


2017 – Colombia en la casa

Por un par de años Colombia la arrebató la corona a Puerto Rico y se convirtió en la capital mundial del reggaetón. De ahí nacieron dos íconos del pop latino, J Balvin y Maluma, quienes a pesar de querer mantener sus caminos los más separados que puedan, están condenados a cruzarse.

Maluma fue el primero en presentarse, luego de cuatro días de antelación donde robó toda la cámara que pudo en los sets de otros artistas. Llegó su turno de tomar el escenario y, eh… Al menos puede decir que estuvo en Viña.  Indudablemente, el mejor momento de la noche fue cuando interpretó la infame 4 Babys. Escuchamos a más de 10 mil personas gritando ese verso de No, No, Noriel.


Otra historia fue J Balvin. José venía de ganar premios en todos lados y su disco Energía estaba más pegado que goma de mascar en asiento de escuela. Dejó su carisma y sus hits fluir ante el Monstruo de Viña.

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.