Leyendo ahora:
¿Por qué “Ye” y “Kids See Ghosts” son de los mejores discos de rap del año?

¿Por qué “Ye” y “Kids See Ghosts” son de los mejores discos de rap del año?

“Te amo como Kanye ama a Kanye” es una frase que solo Kanye West pudiera escribir en una canción para burlarse de la gente. Lo que esconde detrás, es una parodia a los malos comentarios que está acostumbrado a recibir, de gente que pretende disminuir su legado o importancia solo porque está un poquito menos cuerdo que el resto (o más loco, depende de cómo lo quieran decir).

Con dos nuevos discos con su voz en el mercado, además de los trabajos de Pusha T, Christina Aguilera, Teyana Taylor y Nas donde pone su impronta de productor, Kanye vuelve a ser dueño del mundo del hip hop, esta vez con más detractores criticando cada cosa que haga.

Ya pasó un mes del inicio de la Yeezy Season 2018 y, tras analizar cuáles fueron los mejores temas que nos dejó, hoy diremos la razón de que ye, el nuevo disco solista de Kanye West y Kids See Ghosts, su álbum colaborativo con Kid Cudi, corresponden a lo mejor en materia de Hip Hop que hemos escuchado no solo este año, sino en los últimos 10.

Dos de los raperos más importantes de los últimos 20 años juntos

Kanye West ya tiene en su haber dos colaboraciones con dos raperos con un legado tremendo. Naturalmente, Watch The Throne es un clásico instantáneo del Hip Hop contemporáneo por los nombres de sus dos protagonistas.

Sin embargo, la colaboración con Kid Cudi, un artista muy diferente y con un perfil distinto al de HOV, eleva por completo la concepción que tenemos de un dúo demoledor.

Los estilos de rapear de Kanye y Cudi se complementan y contrastan bien a lo largo de los 7 tracks de KSG y esto es una noticia tremenda para el mundo del hip hop porque le dan la profundidad y el profesionalismo suficiente para no tener que hablar únicamente de putas, drogas, dinero y champaña, que, no nos malinterpreten, está bien y es parte esencial de la identidad del hip hop, pero también es bueno que otro tipo de historias se cuenten a través de esta forma de rimar.

ye, o Kanye siendo Kanye desde los ojos de Kanye

Al igual que ha pasado con The Life of Pablo, y con toda su discografía, ye es un concepto más que un disco. Son siete canciones donde Yeezy sigue jugando al despiste y que se escuchan sobradamente dispersas sin eximirse de la excelencia que ha logrado el señor West con su música.

En este álbum, Kanye es honesto y en solo 23 minutos dice lo que él quiere decir. Acá se muestra vulnerable y habla de cómo ser diagnosticado con trastorno bipolar. Antes de los 40 años comenzó a moldear su vida y su forma de hacer música a lo que es ahorita.

Es agresivo, es puro, es deprimente y es sencillo. Es un disco que suena a Kanye, pero al Kanye que se fue a Wyoming a despejar la mente y dedicarse a la música después de tener un breakdown en tarima.

Las pistas

Con ambos discos, Kanye West da un vuelvo entero a su carrera, teniendo en cuenta que The Life Of Pablo fueron 18 tracks esbozados sin filtro. En este par, si sumamos los temas de cada uno, llegamos a 14 temas donde la capacidad de síntesis y autoedición es fundamental para llevar un orden.

Kids See Ghosts es un disco, musicalmente, grandilocuente. Acá, el maximalismo psicodélico de Kanye West fluye a través de un hilo sonoro que emula al trabajo de The Flaming Lips, al tiempo que conserva su capacidad de samplear con conciencia y lograr crear texturas sonoras sofocantes y brillantes a partes iguales.

Por su parte, ye pareciera ser un disco donde Kanye necesitaba que su mensaje imperara por encima de cualquier beat, pese a que sigue sin decepcionar. Son pistas oscuras, sin nada sobresaliente, pero que te mantienen en el mood de cada tema, en especial en los versos donde Kanye admite que su enfermedad mental no es un impedimento para él, o sobre la preocupación que sintió su entorno cuando tuvo la polémica entrevista con TMZ donde habló de la esclavitud como “una elección”. Igual de personal que 808’s & Heartbreak,

La honestidad de las letras

Ambos discos son, en gran medida, un ejercicio de honestidad y autoexorcismo por parte de Kanye y, en el caso de KSG, también de Cudi. Kid Cudi siempre ha sido abierto con respecto a su salud mental y de cómo Kanye West lo salvó del suicidio, y acá le devuelve el favor a Kanye que también estaba luchando contra sus propios demonios internos productos de un trastorno bipolar recién diagnosticado.

Si en el rock existen los jammings, lo más cercano a esta figura en del rap podría ser Kids See Ghosts, por su forma de hacer que dos genios del género converjan y congenien en un mismo disco con tanta naturalidad, sin pisarse los talones, sin ansias de protagonismo y con la sencilla intención de decir lo que sienten, cómo lo sienten y cuándo lo sienten.

En conclusión

Luego del experimento que fue The Life of Pablo, una oda a la dispersión y a la personalidad de Kanye, ye y Kids See Ghosts son dos discos que pasarán a la historia como de los mejores trabajos completos de Kanye West, justo ahí arriba junto a MBDTF o College Dropout.

Son dos discos que destilan la esencia del Kanye moderno, el Kanye casado y papá, el Kanye preocupado por la trascendencia y el Kanye que está un poco más consciente de todo lo que tiene en la mente que ya está buscando una forma de ordenarlo.

Comentarios de Facebook
Input your search keywords and press Enter.